El País

Crítica: Ese oscuro objeto de deseo.

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Magical Girl

Lo mejor:
El hipnótico equilibrio entre lo que muestra y lo que sugiere, su capacidad de sumergir al espectador en una continua sensación de desconcierto.

Lo peor:
La acumulación de golpes de efecto puede llegar a provocar el resultado contrario al que pretende.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
35 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 17/10/2014
  • Director: Carlos Vermut
  • Actores: José Sacristán (Damián), Bárbara Lennie (Bárbara), Javier Botet (Pepo), Luis Bermejo (Pepo), Marisol Membrillo, Elisabet Gelabert, Lucía Pollán (Alicia)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

La ópera prima de Carlos Vermut, Diamond Flash (2011), despertó entre la cinefilia hipsterizada un entusiasmo que, sin que sirviera de precedente, no resultó desmesurado. Y es que el joven realizador y guionista madrileño nos sorprendió con un auténtico OFNI (Objeto Fílmico No Identificado), una rara avis profundamente misteriosa que reflexionaba, a través de un conjunto de escabrosas historias de violencia, abuso y maltrato, acerca de la derrota de la fantasía y las figuras míticas frente a una cotidianeidad desoladora, no fraguada en la normalidad -que, por otra parte, jamás ha existido como el remanso de estabilidad y paz al que aprendemos a aspirar-, sino en vivencias traumáticas y experiencias incomunicables por su monstruosidad. Vermut nos demostraba así, a quienes no conocíamos sus trabajos anteriores como autor de cómics y cortometrajista, su condición de hijo marciano de la posmodernidad que, ajeno a cualquier nota de cinismo, constata lo que hay de trágico en el fracaso de la épica heroica en tiempos donde ya no tiene cabida, desde su punto de vista, sino como endeble ficción de corte escapista.

 La cultura popular vuelve a ocupar un lugar preeminente en esta Magical Girl, segundo largometraje del cineasta, que arrasó en el pasado Festival de San Sebastián, llevándose tanto la Concha de Oro como la Concha de Plata a la mejor dirección. En esta ocasión, el melodrama gélido de tintes fantásticos deja paso a una inteligentísima reescritura del cine negro que bascula entre la comedia sombría y un fresco humano llanamente desolador. Con la España golpeada por la crisis como trasfondo, Magical Girl relata el enfrentamiento silencioso de dos figuras que tienen tanto de antagónicas como de reflejo perverso de la contraria: Alicia (Lucía Pollán), una niña con leucemia en fase terminal que se imagina a sí misma encarnando a una heroína de anime; y Bárbara ( Bárbara Lennie), ex-femme fatal anestesiada y domesticada con evidentes pulsiones (auto)destructivas. El anhelo de un objeto tan inocente como el vestido de un personaje de animación japonesa desatará una vorágine de horror que atrapará irremediablemente tanto a las dos mujeres como a sus respectivos ángeles de la guarda, Luis (Luis Bermejo) y Damián ( José Sacristán).

 Como en Diamond Flash, lo pop revela un inesperado reverso oscuro, una fuerza perturbadora que rebasa su carácter meramente icónico. Tal como ilustra la maravillosa escena inaugural, Magical Girl habla sobre la manera en que el deseo trastoca nuestro ordenamiento racional de la realidad; un tema en absoluto ajeno al noir, solo que aquí los arquetipos habituales se han instalado en el territorio de la frustración, relegados a una existencia en cuarentena que obstruye su codificación genérica. Vermut nos mantiene fascinados gracias a un personaje -el que interpreta Lennie- llamado a hacer historia, a una milimétrica puesta en escena, a los múltiples niveles de significado sobre los que opera, a la capacidad del filme para reinventarse plano a plano y, por encima de todo lo demás, a la admirable utilización de la elipsis y el fuera de campo. Un puzle incompleto que sabe muy bien cuándo tiene que mostrar y cuándo debe limitarse a sugerir.

 No obstante, los múltiples giros de guión, llamados a desencajar la mandíbula del espectador, así como los numerosos golpes de efecto, no siempre funcionan como debieran. Aunque el conjunto sea altamente convincente, en determinados momentos uno se puede llegar a sentir alcanzado por una cierta sensación de saturación debido al grado de artificiosidad que alcanza el relato. Flaquezas que no echan por tierra, ni mucho menos, las múltiples virtudes de Magical Girl, cuyo máximo triunfo es recuperar el misterio como elemento vertebrador de la obra; algo realmente inusual en el cine de los últimos años.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP