El País

Crítica: El espejismo de las segundas oportunidades.

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Marsella

Lo mejor:
María León, que encabeza un reparto con pocas fisuras.

Lo peor:
Algún que otro exceso de sentimentalismo.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
20 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 18/07/2014
  • Director: Belén Macías
  • Actores: Goya Toledo (Virginia), María León (Sara), Eduard Fernández (Jesús), Àlex Monner (Jesús), Rachel Lascar (Violette)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Punto de destino, cuasi mítico, de un viaje iniciático en pos del descubrimiento del sentido último de la palabra "maternidad", la ciudad de Marsella es en la última propuesta de Belén Macías la materialización de la vida que no pudo ser, tras las cenizas de la familia que no se pudo formar. Con mayores dosis de contención que en su irregular ópera prima, El patio de mi cárcel, Macías desentraña el periplo de redención de una madre biológica a la que la vida le dio la espalda y que intenta, demasiado tarde, recuperar el tiempo y los afectos perdidos.

Con un esqueleto de road movie de libro, a través de esa geografía patria de carretera, de moteles de autovía, gasolineras fantasma y restaurantes de camioneros, Marsella construye un paisaje emocional genuino, en un horizonte de itinerancia permanente, en un mundo en el que el arraigo está prohibido, en el que ellas y ellos sobreviven eternamente anclados en un limbo, legal, el del contencioso entre dos madres que se disputan el derecho a criar a la hija en común, y físico, el de los nómadas del asfalto que no tienen otro hogar que la estación de servicio más cercana. Personajes bien definidos, paisajes emocionales sugerentes y, sobre todo, dos actrices soberbias en estado de gracia.

Una, María León, ya no necesita presentación. Dotada de esa rarísima habilidad para conjugar drama y comedia en el mismo verbo, de arrastrarte de la risa a la lágrima en un abrir y cerrar de ojos, la protagonista de La voz dormida saca a pasear en Marsella todo su incalculable talento para la tragedia y el drama, nutriendo su personaje de matices que el guion no define, y tejiendo una complicidad brillante con la pequeña Noa Fontanals, que domina con un oficio insultante los claroscuros de un personaje que incurre en uno de los pecados capitales del cine español: la torpeza en el diseño de personajes infantiles, lastrados por una verborrea jonda y adulta de credibilidad escasa.

Noa sortea, con todo, los baches de un rol problemático, que no empaña la razonable solidez de conjunto de una película que abusa de sentimentalismo de vez en cuando, pero discurre en torno a un mecanismo narrativo de cohesión notable, con ínfulas de cine social e hiperrealista, pero que esboza un retrato tridimensional (si bien ocasionalmente tramposo) de la experiencia materna, a vuelta con el espejismo de las segundas oportunidades y las trampas de los nuevos comienzos.

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota