Artículo: Réplica existencialista al descerebrado cine de catástrofes hollywoodiense

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 04/11/2011

Von Trier explora un inminente fin del mundo desde el punto de vista de dos hermanas antagónicas.

Melancolía
  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 04/11/2011
  • Director: Lars von Trier
  • Actores: Kirsten Dunst (Justine), Charlotte Gainsbourg (Claire), Kiefer Sutherland (John), Charlotte Rampling (Gaby), John Hurt (Dexter), Alexander Skarsgård (Michael), Stellan Skarsgard (Jack)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Von Trier despachó Anticristo desde el centro de un agujero negro. Era cine parido desde la angustia y el desencuentro consigo mismo. Cada vez más y más viscerales las películas del director danés son, más allá de defectos y virtudes, la puesta en común de un estado de ánimo. Melancolía delata una catarsis en andamios. Von Trier, que es y ha sido siempre el absoluto protagonista de todas sus películas, se serena, más o menos. El autorretrato se desdobla aquí en torno a dos hermanas, Justine (Kirsten Dunst) y Claire (Charlotte Gainsbourg) que se enfrentan con antagónicas posturas a una inminente hecatombe, toda vez que un asteroide está a punto de colisionar con la Tierra y arrasar con todo. Justine, incurable melancólica, se esfuerza por ser como los demás con una boda por todo lo alto; pero su perpetuo estado de tristeza e inseguridad acaban arruinando el enlace, para frustración de todos, incluida su hermana y cuñado. Pasa el tiempo y Justine se ve atrapada en un pozo oscuro del que no es capaz de huir. El asteroide Melancholia está a punto de impactar contra la Tierra. Claire vive inmersa en un atenazador estado de psicosis; la posibilidad de la muerte, de privarse del placer de ver crecer a su hijo envenena su rutina. Mientras, contra toda lógica, Justine parece resurgir de sus cenizas antes del fin. Al fin y al cabo ella no tiene nada que perder; en el fondo ha vivido siempre añorando un naufragio, el trágico colofón de una existencia banal y bañada en la tristeza.

Melancolía es, de algún modo, y además de un chequeo de la salud anímica de Von Trier, la réplica autoral y existencialista al descerebrado cine de catástrofes hollywoodiense y, a la vez, una de las películas más intensamente emotivas en la carrera del director danés.

Kirsten Dunst, semidesaparecida de un tiempo a esta parte, vuelve por la puerta grande con recompensa en forma de galardón a la mejor actriz en el último Festival de Cannes, gracias a Penélope Cruz. No en vano Melancolía nació de un intercambio de cartas entre Pe y Von Trier, que perpetraba una vuelta de tuerca personal e intransferible a Las criadas de Jean Genet. El proyecto cobró vida propia en el compromiso de Von Trier de regalar a Penélope un papel a la altura. Finalmente la apretada agenda de la actriz, que dio prioridad a la cuarta entrega de Piratas del Caribe, frustró la colaboración y Dunst heredó de rebote uno de los papeles de su vida. Para la ocasión, además, el danés la arropó con un reparto de secundarios excepcional, que incluye nombres de la talla de Kiefer Sutherland, Charlotte Rampling, Stellan Skarsgaard o John Hurt.

Von Trier, los nazis y el veto en el Festival de Cannes

Provocador nato, Lars Von Trier decidió alimentar la promoción de Melancolía incendiando la rueda de prensa de presentación de la cinta en el Festival de Cannes. En ella el director danés confesó, en tono de broma, entender a Hitler entre desafortunados chistes de nazis y judíos. La gracia se le fue de las manos y al día siguiente la organización del Festival optó por declararlo persona non grata. Von Trier se disculpó, pero ya era tarde. Tanto que la policía danesa le interrogó por un presunto delito de exaltación de la guerra. A raíz del incidente el director de Dogville ha jurado que, a causa del disgusto, no volverá a conceder entrevistas ni a realizar declaraciones públicas. ¿Será capaz, considerando cuánto le gusta ser el centro de atención?

Y además

Quién es quién

Kirsten Dunst. Tres años de silencio, los transcurridos entre Nueva York para principiantes y Melancolía, concluyen al fin con un colofón de lujo. Cannes la premió como la mejor actriz del año, y ella ya se dispone a volver por sus fueros con un prometedor proyecto a las órdenes de Walter Salles. Lidia aquí brillantemente con la melancolía incurable de Justine.

Kiefer Sutherland. Pone rostro al eterno arquetipo masculino de las películas del director danés: el lado racional y pragmático de la historia. Sutherland es la bisagra entre Justine y Claire, ejemplar cuñado y marido. Lleva tres años sin dejarse ver por el cine. Lo veremos, no obstante, el año que viene en lo nuevo de Mira Nair, The Recluctant Fundamentalist.

Charlotte Gainsbourg. Es la nueva musa de Von Trier. Se desnudó para él en cuerpo y alma con una interpretación extrema y magistral en Anticristo, por la que mereció el premio a la mejor actriz, como Dunst, en el festival de Cannes. Encarna en Melancolía el yo paranoico e irracionalmente amedrentado de Von Trier en la piel de Claire, la cerebral hermana de Justine.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP