El País

Crítica: Eddie Levine voltea los estereotipos del cine de zombies y el romance juvenil fantástico con una de las propuestas más sugestivas de la temporada primaveral

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Memorias de un zombie adolescente

Lo mejor:
Una parodia muy bien amueblada

Lo peor:
Es muy fácil de olvidar

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.5
20 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 19/04/2013
  • Director: Jonathan Levine
  • Actores: Nicholas Hoult (R), Teresa Palmer (Julie), Analeigh Tipton (Nora), Rob Corddry (M), Dave Franco (Perry), John Malkovich (Grigio), Cory Hardrict (Kevin), Daniel Rindress-Kay (soldado 1), Vincent Leclerc (Padre de Perry)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

De un vistazo superficial, de una aproximación con prejuicios, Memorias de un zombie adolescente corre el riesgo de ser despachada como una contestación en clave cine zombie al romanticismo baboso del cine basado en novelas de Stephenie Meyer. Nada más lejos de la realidad. Jonathan Levine se apoya aquí en la novela de Isaac Marion para golpear con contundencia los estereotipos de de ambos subgéneros: es decir, es un rapapolvo a la cursilería crónica del romanticismo adolescente en boga en general, y al romanticismo vampírico interracial en particular. Y de refilón hace escarnio del absurdo inherente al cine de muertos vivientes, a sus muletillas narrativas y al amplísimo espacio que ese género ofrece a la parodia despiadada.

Pero no, y he ahí la gracia, desde el trillado punto de vista del vivo asediado por los no-muertos, sino desde la perspectiva del zombie asediado por los vivos. Levine bucea en el alma torturada de un zombie que añora las emociones y otras cosas del universo de los otros, que pasea su angustiosa existencia a cámara lenta por interminables pasillos de aeropuerto intentando producir conversaciones imposibles con conversadores imposibles.

Es decir, que Memorias de un zombie adolescente encuentra una estrategia brillante para despellejar lugares comunes sin dejar de ser, al mismo tiempo, una entrañable, y a ratos incluso emotiva, comedia romántica que reivindica ese último reducto de humanidad que habita en el corazón del zombie, que el cine nunca o casi nunca se atrevió a explorar, y al que Levine saca máximo partido mirando el fenómeno zombi con ojos nuevos.

Si a eso sumas una planificación tan notable y un trabajo de fotografía, de nuestro Javier Aguirresarobe, tan brillante, lo nuevo de Levine, que tiene atmósfera, sentido del humor brillante, insolencia referencial e, incluso, corazoncito, se propone como una de las propuestas más refrescantes y apetecibles del pre-verano

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará en septiembre.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP