El País

Crítica: Barry Sonnenfeld resucita con argumentos a los Hombres de Negro con la secuela que ni supo ni pudo ser “Men in Black 2”

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Men in Black 3

Lo mejor:
El delirante cameo de Andy Warhol

Lo peor:
Las limitaciones inherentes a toda tercera entrega de cualquier saga

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.2
25 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 25/05/2012
  • Director: Barry Sonnenfeld
  • Actores: Will Smith (Agente J), Tommy Lee Jones (Agente K), Josh Brolin (Joven agente K), Alice Eve (Joven Agente Oh), Emma Thompson (Agente Oh), Jemaine Clement (Boris), Bill Hader (Andy Warhol), Michael Stuhlbarg (Griffin)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Si algo ponía en evidencia Men in Black 2 es que la química entre Will Smith y Tommy Lee Jones por sí sola no era pilar suficiente. Una lección aprendida.

Aquí Etan Coen y Koepp construyen un atrezo coherente y razonable; la gracia consiste en desentrañar enigmas del pasado, hábilmente amontonados alrededor de un túnel del tiempo, e inventarse una precuela dentro de la secuela y viceversa, sin ser solo lo primero ni solo lo segundo. El quid de la cuestión es un viaje al pasado de ida y vuelta donde alterar el curso de los acontecimientos de entonces es vital para que no se alteren los parámetros del presente.

Es decir, un Regreso al futuro con alienígenas y sujetos de negro y gafas de sol. Men in Black 3 tiene un guion, y eso es mucho más de lo que pueden presumir la mayoría de películas de acción de artillería pesada que se llevan ahora. Hay, milagro, planteamiento-nudo-desenlace, y el animalario monstruoso, el condimento digital propiamente dicho es eso, condimento.

Sonnenfeld trabaja con una dramaturgia simplona y no precisamente genuina; pero en torno a ella J y K recuperan el carisma perdido en la segunda. La clave del asunto no es neutralizar la enésima amenaza interplanetaria, que también, la gracia estriba, de hecho, en trazar los orígenes comunes de los dos agentes estrella del MIB y la incertidumbre de un drama (en diminutivo, si acaso) subyacente.

Es decir, que se intenta, académicamente hablando, que sea el conflicto íntimo y personal del uno y del otro lo que mueva el motor del, por otro lado, deslumbrante espectáculo. Tan simple y elemental como eso: Men in Black 3 funciona porque sus personajes protagonistas recuperan su identidad, vuelve la química (a tres bandas en esta ocasión, aunque la mímesis Josh Brolin-Tommy Lee Jones es tal que uno se olvida que son dos actores distintos interpretando el mismo personaje).

Alrededor de ambos (o de los tres) se filtran toques de distinción insólitos en una película de pretensiones tan cortas. Michael Stuhlbarg lidia con un outsider pintoresco y lunático brillantemente retorcido y Bill Hader con un Andy Warhol con truco, coartada del desvarío más ingenioso de todo el paquete. Discreta comedia de acción con los números en regla para ser la película que Men in Black 2 no supo ser, la tercera entrega de la saga, que viene a ser un cruce simpático entre Los cazafantasmas y la citada Regreso al futuro, resucita el filón con razonables dosis de talento. Suficiente para desahogar el aburrimiento y/o desesperación de una tarde de pre-verano sin necesidad de arrepentirse.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP