El País

Crítica: Leo lava más blanco

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha: 02/01/2015
Messi

Lo mejor:
Las insinuaciones medrosas en torno al Messi no oficial, que permiten vislumbrar otra película

Lo peor:
Estrictamente reservado a hinchas alienados por el fútbol... y por todo lo demás

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
14 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Documental
  • Director: Álex de la Iglesia
  • Actores: Marc Balaguer, Ramon Besa, Andrés Iniesta, Juan Carlos Lo Sasso, Diego Armando Maradona, César Luis Menotti, Gerard Piqué
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2014
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

A esta hagiografía pseudo-documental sobre el futbolista Leo Messi, cabe reconocerle dos cosas. Una labor encomiable de montaje por parte de Domingo González, que hará soportable el metraje de hora y media hasta para quien esté lejos de reverenciar el deporte de que se nos habla. Y un planteamiento estimulante, por más que adopte las hechuras de un homenaje televisado: los artífices de la propuesta ambicionan que el retrato de Messi se concrete a partir de lo que testimonian en una cena multitudinaria sus asistentes, repartidos en mesas según el papel que han jugado en la vida del jugador argentino nacido en 1987.

 Sin embargo, el interés de esa puesta en escena, capaz sobre el papel de procurar una mirada poliédrica, comprensiva, sobre una figura al fin y al cabo inaccesible para el común de los mortales bajo su condición de espectro mediático –más teniendo en cuenta que Messi nunca llega a hacer acto de presencia en la supuesta cena, solo falta un prólogo expresionista en el que viéramos cómo su boca murmura desfallecida "Milanga" mientras su mano agonizante deja caer un balón–, pierde apenas empezada la película todo su potencial. Familiares y amigos de siempre, compañeros de la selección argentina y el Fútbol Club Barcelona, entrenadores, periodistas, coinciden en cuanto abren la boca en un elogio arrobado, fervoroso, casi censor, de Messi: "Leo es el mejor futbolista del mundo sin discusión… un genio… un diamante… un monstruo… un iluminado… un extraterrestre" (sic).

Las imágenes quedan así acotadas de inmediato a lo que podía temerse el espectador de una producción auspiciada por el padre del futbolista y el empresario Jaume Roures para el conglomerado Mediapro, con el concurso nada menos que del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y la Generalitat catalana, y de nombres prestigiosos varios en el ámbito creativo –Álex de la Iglesia, Jorge Valdano– que, visto lo visto, cabe suponer poco habrán hecho aparte brindar unas cuantas directrices al proyecto y cobrar el cheque correspondiente.

 Es decir, lejos de servir al propósito de que conozcamos algo tangible del futbolista, más allá de los veinte minutos habituales de desinformación sobre el "deporte rey" con que nos castiga cada noche el telediario, Messi ejerce como simulacro narrativo, como profecía autocumplida acerca del carácter casi ultraterreno del personaje y la institución Fútbol; dignos ambos de granjearse contratos publicitarios y derechos de emisión, dignos de ser idolatrados por esos padres de familia que gustan de matarse entre ellos antes del partido y esos niños que engordan frente a la videoconsola ataviados con el frontal –ochenta euros– de su ídolo.

 Pueden escucharse algunos comentarios entre dientes que no dejan de tener su interés, en torno al carácter competitivo y reservado de Messi, los problemas de crecimiento que se le detectaron en 1998, su distanciamiento progresivo respecto a viejos conocidos, y los amaños económicos de su padre, que ya le han costado al jugador 52 millones de euros en multas y quién sabe si no tendrán algo que ver en el lavado de cara que nos ocupa. Pero tales apuntes, ni otorgan a la película peso específico, ni soslayan lo que quizás es su defecto formal más grave: unas reconstrucciones dramáticas candorosas, pedestres, de eventos relevantes en la vida de Leo que, intercaladas con las declaraciones, las imágenes de archivo y las grabaciones familiares en vídeo, causan un efecto penoso, desvalorizador del conjunto, como si nos estuviesen proyectando en el colegio una vida de santo producida por San Juan Bosco Films.

 Si en vez de apostar por esa estrategia dirigida a almas simples, Messi hubiese subrayado la calidad futbolística de su protagonista, nos hubiese apabullado con el espectáculo de su juego, al menos podríamos haber relativizado la incuria intelectual y expresiva de la película apelando a la belleza de los cuerpos en movimiento, los regates y las filigranas. Pero tampoco se ha querido o podido jugar esa baza. Por ello, tal y como se estrena, Messi no solo es un mal documental, un ejemplo pésimo de comunicación blanca. También tiene algo de siniestro

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

MARMITÓN, EL BISTRÓ DE LA LATINA

De Mapi Hermida

En esta ocasión, os vengo a contar un proyecto que he descubierto hace poco a pesar de su apertura a principios de año. Pa...

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “HITS & SOUL”

De Luis Javier Martínez

A menudo se juega con el doble uso de los términos  “Musica Soul” y “R&B” (rhythm and blues). Afinando lo más pos...


Podcast de cine: BUTACA VIP