El País

Crítica: Pecados de nuestros padres

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Mi casa en París

Lo mejor:
El monólogo etílico de Kevin Kline

Lo peor:
No pasará, ni mucho menos, a la historia del cine

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
69 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 07/08/2015
  • Director: Israel Horovitz
  • Actores: Kevin Kline (Mathias Gold), Maggie Smith (Mathilde Girard), Kristin Scott Thomas (Chloé Girard), Stéphane De Groodt (Philippe), Noemi Nemirovsky (Dr. Florence Horowitz)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, EE.UU., Francia, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

El dramaturgo y guionista Israel Horovitz adapta con Mi casa en París una de sus obras más reconocidas, ciñéndose a un esquema narrativo familiar para cualquier espectador medianamente curtido: la comedia dramática de modos suaves sobre el arte de madurar y la necesidad de hacer las paces con el pasado para hallar la tranquilidad. Un registro típico de ese añejo cine de clase media hoy en extinción, perfecto a la hora de desentrañar dolencias cotidianas y traumas personales sin incomodar a una audiencia consumidora de relatos "serios y maduros", pero carentes de cualquier tipo de afán perturbador.

 Mathias ( Kevin Kline) es un neoyorquino cincuentón y miserable que hereda de su progenitor una antigua casa en París. No obstante, una vez llegue a la capital francesa, descubrirá no solo que Mathilde ( Maggie Smith), una señora mayor, habita la vivienda, sino que además la ley francesa le impide vender el inmueble hasta la muerte de la anciana. Este es el punto de partida para una sutil meditación acerca del lastre de las herencias personales e históricas con las que lidiamos día a día.

 Pese a los dejes teatrales en la puesta en escena y a que discurra por senderos que difícilmente sorprendan al público, Mi casa en París se reserva algunos ases en la manga. Lo que comienza como otra arquetípica bufonada acerca de la convivencia entre dos solitarios irreconciliables, poco a poco se adentra en territorios inusualmente sombríos, dejando al trío de antipáticos protagonistas bastante mal parado. Lo que eleva a Mi casa en París por encima de la media de producciones similares como Así nos va (2014) o El nuevo exótico Hotel Marigold (2015), es el ingenio con el que está planteado el tránsito de la comedia ligera al melodrama de tintes amargos; la creciente introspección psicológica en sus personajes principales; y la eficacia de una labor de realización que opta por camuflarse con el fin de realzar las dotes intrepretativas de unos magníficos Kevin Kline, Kristin Scott Thomas y Maggie Smith.

Ir a la película >

Roberto Piorno-

Hay una cosa, que por encima de cualquier otra, demuestra que Israel Horovitz es un cineasta inteligente. Con Kevin Kline, Maggie Smith y Kristin Scott Thomas en tu bando, es imposible p...



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP