El País

Crítica: Segundas oportunidades

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Mi casa en París

Lo mejor:
El impagable trío protagonista

Lo peor:
Ciertas inevitables concesiones melodramáticas

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
69 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 07/08/2015
  • Director: Israel Horovitz
  • Actores: Kevin Kline (Mathias Gold), Maggie Smith (Mathilde Girard), Kristin Scott Thomas (Chloé Girard), Stéphane De Groodt (Philippe), Noemi Nemirovsky (Dr. Florence Horowitz)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, EE.UU., Francia, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Hay una cosa, que por encima de cualquier otra, demuestra que Israel Horovitz es un cineasta inteligente. Con Kevin Kline, Maggie Smith y Kristin Scott Thomas en tu bando, es imposible perder la guerra. En efecto, Mi casa en París es una película de actores. El estelar trío de figuras modula aquí con la sabiduría y aplomo que se les presupone la escala de colores de un drama que se lee como una comedia y viceversa. En la interpretación de ese siempre delicado equilibrio entre la sonrisa y la lágrima, la cinta crece secuencia a secuencia espoleada por la impecable gestión/dosificación del sustrato tragicómico con la que se descuelgan los tres actores protagonistas. Horowitz, que maneja el texto a ojos cerrados (el guion está basado en un texto teatral que lleva su firma) cede todo el protagonismo al formidable trío, despachando las desventuras, entre tiernas, atropelladas y conmovedoras de un americano en París sin familia ni un euro en el bolsillo que se esmera en dar con la llave de un nuevo comienzo. Y, en efecto, la cinta cuaja como entrañable relato de madurez a vueltas con las segundas oportunidades y al son de la cantinela del "nunca es tarde si la dicha es buena".

Mi casa en París es una película tierna y ultraligera, de esas que se leen con sonrisa cómplice de oreja a oreja, que no obstante esconde más miga de la que muestra a las primeras de cambio. Horowitz te hace creer que su película es puro divertimento intrascendente, pero su película tiene un as en la manga. Secuencia a secuencia el relato muda de piel y cambia el tono, cuando emergen viejos secretos de familia, antiguas cicatrices sin curar, la película tuerce el gesto, pero lo tuerce sin ponerse ñoña, con un tránsito natural, y bastante conseguido, entre la comedia y el drama.

Cine con todos los defectos de las películas que miran y se patean París con ojos y pies de turista, construida alrededor de un menú de diálogos lúcidos pero a la vez consagrada a una fórmula de comedia dramática facilona y complaciente (pero con encanto), la propuesta de Horowitz tiene la virtud de modularse alrededor de personajes creíbles, de carne y hueso, que cogen cuerpo gracias al compromiso, decíamos, de tres actores en estado de gracia perpetua, que valen por sí solos el precio de la entrada.

Ir a la película >

Ignacio Pablo Rico-

El dramaturgo y guionista Israel Horovitz adapta con Mi casa en París una de sus obras más reconocidas, ciñéndose a un esquema narrativo familiar para cualquier espectador medianamente curtido: l...



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP