El País

Crítica: Jaume Balagueró firma su mejor película hasta hoy escarbando en las miserias emocionales de un psicópata de portería con los rasgos de un enorme Luis Tosar

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Mientras duermes

Lo mejor:
La caracterización del ogro protagonista

Lo peor:
Subestimarla pensando que es una vulgar película de terror

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4
32 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Thriller
  • Fecha de estreno: 14/10/2011
  • Director: Jaume Balagueró
  • Actores: Luis Tosar (César), Marta Etura (Clara), Alberto San Juan (Marcos), Pep Tosar (Padre de Úrsula), Iris Almeida (Úrsula), Tony Corvillo (Policía informático), Petra Martínez (Sra. Verónica)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Balagueró te pone entre la espada y la pared. Mientras duermes es un thriller perverso que no se conforma con limar el filo de la intriga; la clave está en la deleznable empatía con el malnacido. Somos cómplices de principio a fin de las execrables correrías del portero psicópata e intruso en casas y vidas ajenas, pero cómplices desde dentro. Es ahí donde Jaume Balagueró da en el clavo; sentimos una morbosa fascinación por el monstruo y nos colamos con él debajo de la cama de su víctima.

Pocas películas como Mientras duermes logran una mímesis espectador-villano tan retorcida; el director de Frágiles logra que tengamos cargo de conciencia por condescender y velar inconscientemente por el pellejo del malo de la fiesta. Y la comunicación funciona porque aquí no hay tirabuzones argumentales ni efectismos de cuarto oscuro; Mientras duermes te pone la piel de gallina en torno a un zumbado de carne y hueso, cuyas deplorables correrías nocturnas son el fruto de una soledad infame pero además son consecuencia, y esto no es común en películas de este corte, de un coherente causa-efecto, del esbozo de una psicología siniestra y vulnerable, de una emotividad destartalada.

El villano de "Mientras duermes" no es un loco de manual como corresponde por definición a pesadillas fílmicas de la misma jaez, sino un sujeto atormentado por su clínica incapacidad para experimentar la felicidad; Balagueró no quiere pasillos crujientes, sino una perspectiva emocional cada vez más amplia del personaje, que alimenta su mezquina asociabilidad con las ilusiones de un tipo corriente, que en realidad está de atar; una mujer que le espere al volver a casa del trabajo, un alguien que se compadezca de sus miserias y una paternidad absolutamente grotesca.

El psicópata de "Mientras duermes" (inconmensurable, para variar, Luis Tosar) es un personaje multidimensional, que busca la felicidad allí donde otros solo encuentran miedo. Y son los matices que perfilan el rencor de esa bestia escocida con el mundo lo que matiza las diferencias, abismales, entre la película que nos ocupa y otras que quieren hollar el mismo suelo sin conseguirlo. Balagueró logra aquí su mejor cinta hasta la fecha con una narración que no da tregua ni respiro, que se apoya no en acrobáticas vueltas de tuerca de thriller psicológico de fábrica, sino en la minusvalía emocional de sus brillantes inquilinos.

Mientras duermes te mete en el ajo desde el primer minuto y ya no sales, pero lo que te queda no es el poso del agónico suspense, sino la negrura opaca del retrato principal, un malo memorable. Curioso además que a estas alturas del curso las dos mejores películas españolas del mismo sean dos cintas de género (la otra perla es No habrá paz para los malvados), un refrescante cambio de tercio y un aviso de que quizá el cine español empieza a caminar en línea recta, sabiendo conectar con el gran público y ahuyentando los viejos corsés y el mal de ojo de una platea harta de las modas ancestrales de nuestra industria.

Mientras duermes engancha, da mala espina y te ataca los nervios con propuesta escénica hábilmente compacta, que se desenvuelve a caballo entre el hall y el 3º A de un viejo inmueble donde el psicópata se sacude su mezquindad a expensas de un Balagueró sembrado que borda un crescendo irresistiblemente sórdido

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP