Crítica: Gerard Depardieu y Gisele Casadesus derrochan complicidad en una nueva y entrañable bocanada de vitalismo fílmico perpetrada por el veterano Jean Becker

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Mis tardes con Margueritte

Lo mejor:
La entrañable complicidad del dúo protagonista

Lo peor:
Un exceso de buenas intenciones

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.1
14 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 20/08/2010
  • Director: Jean Becker
  • Actores: Gérard Depardieu (Germain), Gisèle Casadesus (Margueritte), François-Xavier Demaison (Gardini), Maurane (Francine), Patrick Bouchitey (Landremont), Jean-François Stévenin (JoJo), Claire Maurier (la madre), Sophie Guillemin (Annette)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2010
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Enésima lección de vitalismo expansivo del veterano Jean Becker, tercera cápsula de alegría de vivir concentrada, de redención emocional a través de la observación de lo minúsculo y lo abrumadoramente sencillo, después de Dejad de quererme y, fundamentalmente, Conversaciones con mi jardinero, hermana gemela de Mis tardes con Margueritte en concepto cinematográfico, en moraleja y en filosofía de vida.

Ingenua en forma en fondo, para lo bueno y para lo malo, como la inmensa mayoría de títulos en el curriculum de Becker, la película descansa sobre dos pilares esenciales: la estructura minimalista de un guión que reposa sobre la humanidad contagiosa de sus diálogos, y la camaradercía cómplice de la columna vertebral interpretativa de la película. Mis tardes con Margueritte es prototipo, como lo era Conversaciones con mi jardinero, de película de actores.

Mano a mano Gerard Depardieu, más contenido y afinado de lo habitual de un tiempo a esta parte, y la espléndida Gisele Casadesus desglosan con admirable sensibilidad los lazos de una amistad espontánea, insólita y perdurable. La inspiración de ambos es la razón de ser de este emotivo pedazo de celuloide desplegado con la habitual economía de medios y discreción que jalonan todas las películas de Becker.

Buenas intenciones sobreabundantes, optimismo sintético y un ternurismo un tanto artificioso juegan en contra de un drama siempre incapaz de ampliar la dimensión del punto de vista; Mis tardes con Margueritte es cine poblado de secundarios inertes, comparsas de relleno en el entrañable vis a vis, que distorsionan el hilo principal y sustancial de la historia, pero su cándido humanismo, su nada sutil pero eficiente capacidad para conmover deslizan emociones tangibles y razonablemente auténticas.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP