Crítica: Crisis opaca

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Murieron por encima de sus posibilidades

Lo mejor:
El arrojo de Isaki Lacuesta

Lo peor:
Sus formas anacrónicas hacen de ella una propuesta fallida

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.1
25 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 24/04/2015
  • Director: Isaki Lacuesta
  • Actores: Raúl Arévalo, Imanol Arias, Bruno Bergonzini, Alex Brendemühl, Jose Coronado, Eduard Fernández, Emma Suárez, Ariadna Gil, Carmen Machi, Ángela Molina, Luis Tosar, Jordi Vilches
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 18 años

+ info

Dos años atrás, el director Isaki Lacuesta rodaba con Esteban Navarro y Xavi Daura -los Venga Monjas- el cortometraje Tres tristes triples, una pieza de quince minutos en la que el geronés se abonaba a lo que Jordi Costa ha definido como posthumor: "[...] puede primar la incomodidad, el malestar por encima de otras cosas. Puede servir para hacer comentarios sociales, políticos o puramente filosóficos". Así, Lacuesta y su compañera Isa Campo rompían -al menos en apariencia- con sus trabajos anteriores, pasando de ser herederos orgullosos de una tradición de la modernidad cinematográfica en la que prevalecían los legados de Chris Marker, Jonas Mekas o Michelangelo Antonioni, a postularse como hijos de la posmodernidad.

 La cuestión es que el cine de Lacuesta, fueran cuales fuesen sus fuentes primordiales, siempre ha sido típicamente posmoderno: lo constatan su globalidad, es decir, las múltiples estéticas, culturas y zonas geográficas que recorren sus películas, de Cravan vs. Cravan (2002) a Los pasos dobles (2011); la prevalecencia, por encima del discurso y del relato, del reciclaje y fusión de texturas formales no solo sustraídas a diversos autores, sino también procedentes del videoarte, del videojuego, de la televisión o de Internet en La leyenda del tiempo (2006), Lugares que no existen. Google Earth 1.0 (2009) o La noche que no acaba (2010); y lo fragmentario, lo disperso y lo inconcluso como horizontes narrativos.

 Así pues, Murieron por encima de sus posibilidades es una pieza coherente en su entramado filmográfico, si bien su filiación con un género popular, la comedia, supone una ruptura en toda regla con sus producciones más aplaudidas. La profusión de rostros conocidos - Imanol Arias, Carmen Machi, Ariadna Gil, José Sacristán, Emma Suárez o Luis Tosar- nos habla, en cierta manera, de la pretensión de conectar con ese público medio para el que Lacuesta ha permanecido casi siempre invisible. Farsa ambientada durante la actual crisis económica y protagonizada por un puñado de inadaptados que deciden resetear el sistema secuestrando al presidente del Banco Central,  Murieron por encima de sus posibilidades toma su arsenal estilístico y discursivo del esperpento.

 Sin embargo, sus apropiaciones -donde se dan cita las narraciones corales y las películas de Quentin Tarantino, como ha señalado nuestro compañero Diego Salgado- se antojan un tanto caducas, ya sea porque se limitan al mero guiño como por el elitismo de los referentes escogidos: Lacuesta recurre, invariablemente, a cineastas, películas y tendencias respetadas por la crítica, los académicos y la cinefilia ideológicamente engominada. Una estrategia creativa que podría haber tenido su gracia hace treinta años, pero que a día de hoy está bastante anticuada.

 El mayor problema de Murieron por encima de sus posibilidades es la discordancia entre sus imágenes y el presente que comentan, su impotencia a la hora de acercarse a las claves de la crisis: en ningún momento trasciende la pataleta rabiosa que, finalmente, deviene en estallido de violencia catártica. Eso sí, y a diferencia de lo que ocurriera en Relatos salvajes (Damián Szifrón, 2014), filme incapaz de trascender los límites del buen gusto pese a su aparente ferocidad, Murieron por encima de sus posibilidades ofrece, en su segunda mitad, interesantes apuntes en torno a la alienación de los desquiciados héroes, cuestionando la profusión, en tiempos inciertos, de iniciativas revolucionarias sordociegas que no alcanzan a aprehender la naturaleza de un presente ilegible, opaco incluso para las élites políticas y económicas que creen marcar el rumbo.

 Ni resulta especialmente divertida ni es clarividente, pero uno no puede dejar de aplaudir el viraje temerario, rozando el suicido artístico, de unos Lacuesta y Campo que siguen demostrándonos que su tránsito por el audiovisual es una búsqueda sin fin, obsesiva y continua. Y después de Murieron por encima de sus posibilidades, ¿qué podemos esperar? Siendo su próximo proyecto el thriller La propera Pell, con Sergi López y Emma Suárez encabezando el reparto, queda por ver si Lacuesta atina a reinventarse en su viaje particular al corazón del mainstream. Dependiendo de ello, Murieron por encima de sus posibilidades será recordada como un ilustre traspié o como el primer paso de un periplo artístico errático.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP