El País
Imprimir

Crítica: Clavos y martillos

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Nuestro último verano en Escocia

Lo mejor:
La dirección del reparto, muy conjuntado.

Lo peor:
Obviamente, la película no pasará a la historia del cine.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
79 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 29/05/2015
  • Director: Andy Hamilton, Guy Jenkin
  • Actores: Rosamund Pike (Abi), David Tennant (Doug), Celia Imrie (Agnes Chisolm), Billy Connolly (Gordy McLeod), Ben Miller (Gavin McLeod), Emilia Jones (Lottie McLeod), Annette Crosbie (Doreen)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, 2014
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Dice un refrán japonés que el clavo que sobresale siempre es el que se lleva el martillazo. Una apelación a la mediocridad, el conformismo, el silencio, que, en una época como la presente, caracterizada por el afán general en destacar al precio que sea, adquiere carácter paradójico: hay tantos clavos que sobresalen para llamar la atención, que, en ocasiones, el martillo prefiere extraer por curiosidad ese clavo que se mostró adaptado desde un primer momento al lugar que le tocaba ocupar.

 En el ámbito de la cartelera española, ensordecidos como estamos desde hace unas semanas por la algarabía que está acompañando el aterrizaje de todo tipo de superproducciones veraniegas - Fast & Furious 7, Los Vengadores: La era de Ultrón, Mad Max: Furia en la carretera-, el crítico repara, solo porque se le ha encargado ocuparse de ella, en una película tan modesta como Nuestro último verano en Escocia, estrenada además en nuestro país, para variar, tarde y mal; y acaba por adjudicarle más cualidades de las que probablemente tenga aunque solo sea porque de puntillas, sin molestar, lo que nos brinda en la práctica se acerca bastante a lo que planteaba sobre el papel, a diferencia de tanto blockbuster promocionado y jaleado hasta la náusea.

 La película está escrita y dirigida a cuatro manos por los ingleses Guy Jenkin y Andy Hamilton, artífices de una larga y prolífica carrera conjunta en la pequeña pantalla de la que dan testimonio producciones tan variopintas como Estas no son las noticias de las nueve (1979-1982), Drop the Dead Monkey (1990-1998) y Outnumbered (2007-2014), comedia de situación semi-improvisada sobre las dificultades de una pareja de clase media para criar a sus tres hijos. Outnumbered es, sin duda, el germen de Nuestro último verano en Escocia; ambas obras comparten, aparte de a Jenkin y Hamilton, a miembros del equipo técnico -producción, cásting, fotografía, montaje-; pero, sobre todo, el concepto de una familia sin demasiados atributos que ha de lidiar con los jalones agridulces de la existencia.

 En esta ocasión, un matrimonio separado, el que componen Doug ( David Tennant) y Abi ( Rosamund Pike), que viaja junto a sus retoños a Escocia para asistir a una fiesta que se celebrará en honor del padre de Doug, Gordie ( Billy Connolly), víctima de un cáncer terminal. Es probable que el lector infiera a partir de esta sinopsis que Nuestro último verano en Escocia se desarrollará como tragicomedia rica en valores humanos, como ficción moralista y didáctica en la que tanto niños como adolescentes y adultos superarán la crispación de su encuentro inicial para aprender unas cuantas cosas sobre la vida, para reconciliarse con sus familiares y amigos y consigo mismos. Ninguna sorpresa: eso es exactamente la película, sin que falten encima unas gotas de realismo mágico, y, todo ello, adornado con unas hechuras casi televisivas y dulzonas.

 Lo que hace de Nuestro último verano en Escocia una propuesta irresistible, es que Guy Jenkin y Andy Hamilton no se molestan en ningún momento en disimular lo que están haciendo, en contraposición a tantos artesanos que facturan en Hollywood filmes equiparables bajo sus pretenciosas apariencias -un ejemplo reciente: Agosto (2013)-. Por el contrario, desde las interpretaciones de los actores a la dirección artística, se respira una naturalidad cinematográfica convencional, sin aspavientos, que, de manera imprevista, acaba sintonizando con la gramática del cine clásico. Véanse la primera reunión de toda la familia en el salón de la casa de Gordie y, sobre todo, el día que pasa este con sus tres nietos en la playa, que transita desde lo costumbrista a lo disparatado pasando por lo contemplativo y lo elegíaco. Puede que una de las escenas más memorables de la temporada, a partir de un manejo muy profesional de los materiales de derribo con los que se trabaja; algo que a veces, es el caso, produce una transustanciación, no tan inexplicable como podría pensarse, de la nada en oro.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

LA CHULETA DE CASA JULIÁN

De Mapi Hermida

Mucho se está fraguando gastronómicamente en el barrio de El Retiro, y para muy bien. Y más concretamente, en el bulevar d...


Podcast de cine: BUTACA VIP