El País

Crítica: Las buenas intenciones

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
O los tres o ninguno

Lo mejor:
La visita al museo

Lo peor:
La narración es una sucesión de encrucijadas despojadas de toda conflictividad

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
11 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 23/03/2016
  • Director: Kheiron
  • Actores: Kheiron (Hibat Tabib), Leïla Bekhti (Fereshteh Tabib), Gérard Darmon (el padre), Kyan Khojandi (Barbe), Jonathan Cohen (Chokri), Eriq Ebouaney (Adama), Carole Franck (Catherine Hanriot)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

O los tres o ninguno, ópera prima como realizador y escritor de Kheiron, humorista y cantante francés de origen iraní, es una producción de talante biográfico que recoge las vivencias de sus padres, Hibal (encarnado por el propio Kheiron) y Fereshteh ( Leïla Bekhti), desde los tiempos del sha Reza Pahlevi (Alexandre Astier) hasta la Francia de hoy, pasando, claro, por la Revolución Islámica de Jomeini. No obstante, pareciera que el debutante cineasta, tras los pasos del Roberto Benigni de La vida es bella, utilizara el sentido del humor no para eviscerar la Historia, sino para limar cualquier arista política y desarticular la posibilidad de un discurso penetrante sobre aquello que exhiben las imágenes.

 Así pues, no esperen los espectadores de O los tres o ninguno nada más y nada menos que un largometraje pensado, plano a plano, para no ofender, inquietar o exigir esfuerzo alguno del espectador occidental, en una sucesión de exotismo, lugares comunes y sátiras amables, sin mordiente. Resulta llamativo cómo un filme articulado en torno ¡a tres! conflictos de peso se las apaña para no decir nada relevante de ninguno de ellos.

 A Kheiron le puede el cariño por los recuerdos paternos, reconstruidos con llana calidez. El episodio final, con la familia ubicada de manera definitiva en los suburbios parisinos, impide, buenrollismo mediante, una aproximación seria a un tema tan actual y apasionante como el de los retos que representa el multiculturalismo para Occidente. Pero también aquel último tramo nos lega la imagen más aguda, inteligente del filme: dos mujeres inmigrantes descansan sobre reliquias históricas, trastocando inconscientemente la idea que los conservadores galos aún se empeñan en tener de su patria.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP