El País

Crítica: En qué consiste la felicidad

  • Autor: Estefanía Muñiz
  • Fecha:
Oslo, 31 de agosto

Lo mejor:
El tándem Trier-Vogt

Lo peor:
La conversación con su mejor amigo es lo más clarificador de la película, pero son secuencias un poco largas

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.2
31 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 17/01/2014
  • Director: Joachim Trier
  • Actores: Anders Danielsen Lie (Anders), Hans Olav Brenner (Thomas), Johanne Kjellevik Ledang (Johanne), Ingrid Olava (Rebecca), Anders Borchgrevink (Oystein), Andreas Braaten (Karsten), Malin Crépin (Malin), Petter Width Kristiansen (Petter), Emil Lund (Calle), Tone Beate Mostraum (Tove), Renate Reinsve (Renate)
  • Nacionalidad y año de producción: Noruega, 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Oslo 31 de Agosto es el segundo largo de Joachin Trier y su coguionista habitual Eskil Vogt. Es además la segunda adaptación al cine de la novela "Fuego Fatuo" de Pierre Drieu la Rochelle. La primera la realizó Louis Malle (1963) y ganó con ella el premio especial del Jurado en el Festival de Venecia.

En la novela, de la que parten las dos películas, se relata la historia de un hombre que a punto de ser dado de alta en la clínica donde ha venido siguiendo una terapia de grupo para desintoxicarse, ha de enfrentarse de nuevo a la realidad exterior. La narración se condensa en un día con su noche

Hacía tiempo que no leía a la Rochelle. Volví a hacerlo después de ver Oslo, 31 de Agosto. Una película tremendamente poética, igual que el libro, que aúna poesía y filosofía.

Si bien Malle se centra en el fracaso sentimental y en la relación que el protagonista tiene con las mujeres y su dinero. Trier abarca, con más intensidad, una soledad abstracta y los lazos familiares rotos. Ambos inciden en dos elementos: la individualización total, conciencia cero de los demás, sus necesidades y su felicidad, salvo cuando ya es tarde. Y el muro que les separa de sentir, tanto la ausencia de deseo de Anders en Oslo, 31 de Agosto como la incapacidad de. Alain, el personaje de la Rochelle, para estar en contacto real con los objetos "No puedo tocar las cosas. Cuando las toco no siento nada"

La delicada balanza entre la culpa y una frustración violenta al contemplar el rechazo del exterior - tanto de los seres queridos - que recuerdan al antiguo drogadicto que les dañó - como de los extraños, que juzgan su pasado con frialdad, es un reto difícil. Joachim Trier nos transmite la experiencia de una forma hermosísima, subjetiva, desde dentro de un protagonista, Anders, interpretado con maestría por Anders Danielsen Lie

Hay secuencias tan bien filmadas que podemos sentir lo que el personaje está sintiendo. Estamos allí. Solos en un bar, vampirizando a los demás, respirando la vida de los otros, viviendo a través de ellos, con la impotencia y la parálisis de carecer de una vida propia. Esa secuencia en concreto es sumamente brillante ya que inserta exégesis con los pensamientos de Anders acerca de los extraños en los que obsesivamente se fija. Realmente "recrea" sus vidas, por unos instantes.

Y aunque parece claro el tema de la adicción, según avanzaba el metraje yo me iba preguntando, ¿Por qué esa incapacidad para ser feliz? ¿Por qué no puede encontrar un sentido a su vida? Y lo encontré resumido en una dilatada conversación con su mejor amigo, destacando el monólogo final del propio amigo, que sin estar en una terapia de desintoxicación, ofrece un panorama desolado de la existencia; sin esperanza, sin expectativas, carente de luz o de agradecimiento por la ausencia de dolor, enfermedad o miseria. El protagonista, incapaz de conformarse con esta visión, con la que obviamente ha crecido, padece la enfermedad de la angustia, de la nada, y finalmente opta por una evasión definitiva que no se relaciona con la propia adicción.Esto se hace mas patente en la versión de Malle y en la novela de la Rochelle, en la que determinadas descripciones de las juergas de Alain, muestran como su pasatiempo de juventud era exponerse a hombres y a mujeres cual mercancía. "Con droga o sin ella, todo ser que posea una verdadera sensibilidad se mantiene en el límite de la muerte y de la locura".Nunca llegaremos a saber si las drogas llegaron antes de su depresión o si fue esa idea pesimista de la vida lo que le llevó a la droga.

La desolación con respecto al abandono de las mujeres que cree haber amado, está representada de una forma inolvidable en Oslo 31 de Agosto cuando su último intento de "amor", una joven estudiante de medicina, le mira desde el azul de una piscina de madrugada. "No entraré si tú no vienes" y mientras pronuncia estas palabras se sumerge en el agua. Inmediatamente después Anders desaparece en el bosque.

"Me hubiera gustado tanto ser amado que creo que amo" (Le Feu Follet/ Louis Malle).

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP