Crítica: La sombra de Woody Allen

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Paris-Manhattan

Lo mejor:
La premisa inicial tiene su aquel.

Lo peor:
Que Lellouche quiere pero no puede.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.1
12 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 28/11/2014
  • Director: Sophie Lellouche
  • Actores: Alice Taglioni (Alice), Patrick Bruel (Victor), Marine Delterme (Hélène), Michel Aumont (el padre), Marie-Christine Adam (la madre), Louis-Do de Lencquesaing (Pierre), Margaux Châtelier (Laura), Yannick Soulier (Vincent), Arsène Mosca (Arthur), Woody Allen (Woody Allen)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2012
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Sobrevolando alrededor de un mito del cine contemporáneo. Así presenta sus credenciales la novata Sophie Lellouche que, efectivamente, absorta en el cine y en la imagen icónica de Woody Allen como referente del romanticismo contemporáneo (neurótico e histérico por naturaleza), plantea su particular homenaje en on y en off, es decir, Allen está de cuerpo presente porque la protagonista es una fan incondicional de las películas del neoyorquino, y habla con su foto, al igual que Allen hablaba con la de Bogart en Sueños de un seductor, pero también está como tótem-referente, y es que Lellouche intenta con muy poco acierto hacer una película de Woody Allen a la francesa, si bien matizada por esos inevitables toques de comedia de enredo local de multisala, con un híbrido, en efecto, entre París y Manhattan (conceptualmente hablando, claro) que es un insatisfactorio quiero y no puedo.

Decía Harold Bloom había forjado la invención de lo humano, es decir, que sus obras habían forjado el modelo, de algún modo, del hombre contemporáneo, de tal manera que la vida se había mimetizado con el icono literario. Con Allen pasa un poco lo mismo. A Allen le debemos la invención del enamorado urbanita contemporáneo, y la película de Lellouche trata de corroborar la tesis moldeando su película conforme a los iconos retorcidamente amorosos de las películas del director de Annie Hall.

Así, como homenaje, tiene su gracia, pero la sensaciones que la directora novata se parapeta en Allen, que siempre aporta pedigrí a cualquier película que le cite, para escurrir el bulto de las contundentes carencias del libreto que se trae entre manos.  París-Manhattan es, más allá de la conexión Allen, una comedia romántica improbable, que desfigura el amor alleniano en sucedáneo abrumadoramente convencional, construido desde el arquetipo, y arrastrando la práctica totalidad de defectos inherentes a las comedias comerciales francesas de multicine.

Hay más: Alice Taglioni es una actriz completamente insípida, no sabemos si por demérito propio o por expreso deseo de la inexperta directora. Está pero como si no, no transmite nada y no hace sino alimentar la intensidad del gris oscuro que caracteriza esta olvidable comedia de principio a fin.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “PROMESAS CUMPLIDAS”

De Luis Javier Martínez

Con la música electrónica tengo una relación de amor y odio, y aunque los dos discos anteriores de Floating Points no me h...


Podcast de cine: BUTACA VIP