El País

Crítica: Corazón de oro

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Paulina

Lo mejor:
Que Dolores Fonzi comience a tener la proyección internacional que merece

Lo peor:
Es una película ideológicamente estéril



Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.9
13 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 27/11/2015
  • Director: Santiago Mitre
  • Actores: Dolores Fonzi (Paulina), Oscar Martínez (Fernando), Esteban Lamothe
  • Nacionalidad y año de producción: Argentina, España, 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

En otra dimensión, la protagonista de Paulina, ambicioso salto comercial por parte del argentino Santiago Mitre ( El estudiante), sería prima hermana de la Grace de Dogville, una idealista cuyos presupuestos ideológicos quedan pulverizados al colisionar con una realidad inaprehensible desde el buenismo. Sin embargo, las raíces del filme son otras muy distintas: se hunden en un hito del cine argentino de los 60, La patota (Daniel Tinayre, 1961). Un cuento moral sobre una profesora violada, debido a un equívoco bastante forzado, por sus propios alumnos. Paulina, encarnada entonces por Mirtha Legrand, se hallaba a medio camino entre la emancipación feminista y la santidad.

 El plano secuencia que abre esta producción premiada en Cannes y San Sebastián;  Paulina es prometedor: el diálogo que mantienen ella (Dolores Fonzi) y su padre (Óscar Martínez) dejan claro que los personajes, tal como habían sido concebidos cincuenta y cuatro años atrás, ya no son posibles. Los cambios en el panorama sociopolítico y, sobre todo, en los modos de representación cinematográfica, los obligan a mutar, a ser más ambiguos, indefinibles. Por desgracia, en este fallido remake las decisiones de Paulina pierden credibilidad al cambiar las coordenadas morales cristianas por un progresismo naif que hacen de cada acción, simple y llanamente, una marcianada ética.

 Se insiste continuamente en la superioridad moral de Paulina, y las conversaciones con una psiquiatra subrayan lo extraordinario del caso, pero el desarrollo de los acontecimientos resulta inverosímil. Paulina es, al fin y al cabo, un ejemplo flagrante de falsa buena película. Un trabajo con menos oficio que el original que flirtea con el thriller -esa lengua franca del cine contemporáneo- alternando torpemente líneas narrativas, persiguiendo un poliedrismo superficial que poco dice de los miedos y anhelos de unos y de otros. El sólido elenco -especialmente, en lo que respecta a Dolores Fonzi-, los aspavientos dramáticos y la imitación de maneras típicas del drama social de prestigio resultan inútiles a la hora de articular un modelo moral creíble hoy y un discurso satisfactorio acerca de la violencia institucional sobre las clases más desfavorecidas.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP