El País

Artículo: La tierra prometida no existe

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 06/03/2015

Nacho G. Velilla rinde homenaje a los españoles por el mundo víctimas de la crisis.

Perdiendo el norte
  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 06/03/2015
  • Director: Nacho G. Velilla
  • Actores: Blanca Suárez (Carla), Javier Cámara (Próspero), Yon González (Hugo), Carmen Machi (Benigna), José Sacristán (Andrés), Joachim Paul Assböck (Schalterbeamter), Malena Alterio (Marisol), Úrsula Corberó (Nadia), Julián López (Braulio), Elena Rivera, Miki Esparbé (Rafa)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Ha llovido en estos 35 años desde el estreno de Vente a Alemania, Pepe, o quizá no tanto. José Sacristán encarna en la nueva comedia de Nacho G. Velilla ( Que se mueran los feos) a uno de esos exiliados de primera generación que, varias décadas después, asisten perplejos al éxodo desde España de una nueva diáspora en desesperada búsqueda de un puesto de trabajo a la sombra de la Puerta de Brandemburgo. Y en efecto, Perdiendo el norte se ríe por no llorar, en clave intergeneracional, de esa forzada odisea en dirección al norte teutón.

Hugo y Braulio (Yon González y Julián López son dos jóvenes españoles de libro en los duros años del crash financiero. Sobradamente preparados, con un espectacular curriculum académi­co a las espaldas, se buscan la vi­da sin suerte entre las ruinas de una España desfigurada. Espoleados por los espejismos televisivos de un pro­grama catódico tipo Españoles por el mundo, se lanzan a la conquista de Alemania dispuestos a comerse el mundo. Pero la realidad es mucho más dura de lo que sugiere la ficción documental televisiva.  Alemania no es la tierra prometida, sino una aspiradora de sueños en la que no hay otra que conformar­se con trabajos eventuales para in­migrantes de segunda. El brutal cho­que cultural en clave de guasa, los estereotipos del lost in translation hispanoalemán en torno a los bruta­les contrastres del idioma, el clima, las costumbres y la gastronomía son la espina dorsal de las desven­turas de estos dos pobres diablos en Berlín, con las espaldas bien cubier­tas por un elenco femenino de lujo en el que despuntan los nombres de las muy pujantes Blanca Suárez y Úrsula Corberó. Suman además es­telares cameos de Chicote o Arturo Valls, que ponen salsa y color a una película homenaje a la generación perdida, a las víctimas, en fin, de la “movilidad externa”, que diría la mi­nistra Fátima Báñez.

Y además

El director de Perdiendo el norte nos habla del valor de la comedia en tiempos de crisis.

Creador de series tan exi­tosas como Siete vidas o Aída, Nacho G. Velilla estrena su tercer largometraje como realizador cinematográfico.

Guía del Ocio: ¿Cuál es la génesis de Perdiendo el norte?

Nacho G. Velilla: Perdiendo el norte surge de estas peque­ñas historias que todos te­nemos en nuestro entorno. El dato del que nace la pelícu­la es aterrador: entre el 2012 y el 2020, decía el Ministerio de Empleo, un millón de per­sonas se irían fuera a ganar­se el pan. Un millón de histo­rias para ser contadas.

G.O.: ¿Por qué crees que hay tan pocas películas españolas que mediten sobre la crisis?

N.V.: Es curioso, porque si al­go hemos hecho muy bien en nuestra cinematografía son esas comedias que cuentan la realidad española a través de un filtro cómico. Llegado un cierto punto parece que preferimos relatar historias que podrían haber sucedido en cualquier sitio, pero para mí la mejor forma de analizar la realidad es centrándose en cosas próximas.

G.O.: ¿Cómo te sientes ante el bo­om de la comedia española?

N.V.: Hay una nueva gene­ración de cineastas que sa­be hacer comedias, como Borja Cobeaga y Javier Ruiz Caldera. Yo aspiro a que, en un futuro próximo, ocurra lo que sucedió durante déca­das en el cine español: cada año había dos o tres come­dias que llegaban al corazón del público.

G.O.: Háblanos de tus influencias creativas.

N.V.: Cuando empecé pare­cía que sólo me apasionaba Buñuel. Pero he aprendido a hacer comedia gracias al ci­ne español de los 50 y 60 y al cine italiano de la misma época. Hay grandes películas que se han denostado, como La chica de la cruz roja o Los tramposos. En España no va­loramos nuestra cultura po­pular. Se desprestigia siste­máticamente todo lo que fue engendrado durante el fran­quismo.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP