El País

Crítica: Hipotecando tu vida

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Perdiendo el norte

Lo mejor:
Sus valiosas reflexiones a propósito de lo que está suponiendo la crisis para tantos jóvenes sobradamente preparados

Lo peor:
Como comedia nunca termina de funcionar a pleno pulmón

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.7
116 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 06/03/2015
  • Director: Nacho G. Velilla
  • Actores: Blanca Suárez (Carla), Javier Cámara (Próspero), Yon González (Hugo), Carmen Machi (Benigna), José Sacristán (Andrés), Joachim Paul Assböck (Schalterbeamter), Malena Alterio (Marisol), Úrsula Corberó (Nadia), Julián López (Braulio), Elena Rivera, Miki Esparbé (Rafa)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Perdiendo el norte, lo nuevo de Nacho G. Velilla, vuelve a poner de relieve lo poco que se prodigan en nuestra cinematografía las aproximaciones frontales a las causas y consecuencias de esta Gran Recesión que llevamos sufriendo la friolera de siete años. Unos meses atrás se estrenaba Los fenómenos (2014), de Alfonso Zarauza, filme que proponía una retrospectiva a los orígenes de la burbuja del ladrillo en España, centrándose en las experiencias de un puñado de peones de obra. Perdiendo el norte, ambientada en el presente y protagonizada por varios integrantes de la "generación mejor preparada", se sitúa en las antípodas cronológicas, estéticas e incluso temáticas de la película de Zarauza. Sin embargo, ambos trabajos meditan, no sin acritud, sobre el papel agencial del ciudadano medio español en la terrible situación económica actual.

 Tal como sucediera con Fuera de carta (2008) y Que se mueran los feos (2010), los dos largometrajes previos del director y escritor aragonés -creador, además, de series de éxito como 7 vidas o Aída-, Perdiendo el norte es una comedia sentimental de tintes costumbristas donde adquieren una mayor relevancia las encrucijadas emocionales que la construcción de situaciones hilarantes. Comparte con el resto de la filmografía de Velilla vicios y virtudes: la recurrencia a gags excesivamente explicativos, la escasa confianza en el poder expresivo de las imágenes o chistes empapados en vergüenza ajena; pero también la mirada cargada de calidez y ternura hacia unos personajes por los que el realizador, sin pensárselo dos veces, lo apuesta todo.

 Pese a sus numerosos problemas, se hacen llevaderas las tribulaciones en Berlín de Hugo (Yon González), Braulio ( Julían López) y Carla ( Blanca Suárez), jóvenes cuya sólida formación universitaria no impide que la Europa de la austeridad haga añicos sus planes de futuro. Aunque lo realmente valioso de la cinta es su defensa explícita del sentido del humor como bisturí crítico, demostrando una inusual perspicacia en su análisis de lo que está suponiendo la crisis para una juventud que, a golpe de frustraciones, comienza a concienciarse de que jamás podrá formar parte de aquel sueño de clase media que agotaron sus padres. La contraposición entre los nuevos emigrantes y la generación que representa Andrés ( José Sacristán) obtiene interesantes resonancias no solo históricas, sino creativas, sugiriendo que Perdiendo el norte tiene algo de puesta al día de Vente pa Alemania, Pepe (1971) en su tragicómico acercamiento a la realidad social del momento sin perder de vista al gran público.

 Como Próspero ( Javier Cámara), el padre de Hugo, le explica a su hijo en una de las escenas más significativas de la película, la crisis ha puesto en entredicho el modelo de confort consumista al que felizmente nos abocamos mientras pudimos, hipotecando nuestra vida a cambio de fantasías derrochadoras que, al final, revelaron contornos de pesadilla, no terrorífica, sino grisácea. Perdiendo el norte nos recuerda la urgencia de redefinir valores individuales y colectivos para evitar que la Historia vuelva a machacarnos con el mismo mazo.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP