El País
Imprimir

Crítica: Historias, Historia

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Phoenix (2014)

Lo mejor:
El rigor de la puesta en escena

Lo peor:
En ocasiones confunde lo espectral con lo desangelado

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
37 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 04/06/2015
  • Director: Christian Petzold
  • Actores: Nina Hoss (Nelly Lenz), Ronald Zehrfeld (Johannes "Johnny"), Nina Kunzendorf (Lene Winter), Michael Maertens (Arzt), Imogen Kogge (Elisabeth), Kirsten Block, Eva Bay (Tänzerin)
  • Nacionalidad y año de producción: Polonia, Alemania, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Phoenix es la segunda película de Christian Petzold que se estrena en nuestro país tras su realización previa, Bárbara (2012). Ello permite confiar no solo en la posibilidad de que las propuestas siguientes del director alemán lleguen con regularidad a la cartelera española, sino también de que pueda recuperarse de una u otra manera toda su filmografía anterior: en torno a diez largometrajes y producciones televisivas que conforman uno de los corpus audiovisuales más sugestivos y perturbadores gestados en la Europa de entre siglos.

 Como ha escrito Hernán Ballotta, "el Manifiesto del Partido Comunista aseguró en 1848 que el fantasma del Comunismo recorría Europa; pues bien, un siglo y medio después, tras la muerte de los ideales, del Estado tradicional y de los lazos de comunión sociales,  Christian Petzold muestra que los fantasmas que recorren Europa actualmente son los sujetos alienados, desarraigados y desprotegidos que integran la sociedad de consumo". Phoenix, ganadora del premio FIPRESCI en la última edición del Festival de San Sebastián y candidata a dos galardones de la Academia de Cine alemana, es nueva muestra de estas inquietudes, que Petzold ya había manifestado con especial virulencia en Die innere Sicherheit (2000) y Yella (2007).

 El argumento de la película que nos ocupa, basado en un novela de Hubert Monteilhet ya adaptada al cine con el título de Una llamada a las doce (1965), gira en torno a Nelly ( Nina Hoss, musa de Petzold), una cantante judía que ha sobrevivido a los campos de concentración nazis al precio de un rostro espantosamente desfigurado. Pese a las advertencias de su amiga Lene (Nina Kunzendorf), una vez se ha sometido a una reconstrucción quirúrgica de sus rasgos Nelly se empeña en volver con su amado Johnny (Ronald Zehrfeld), que sobrevive en la Berlín posterior a la Segunda Guerra Mundial trabajando en un club nocturno. Sin embargo, Nelly se verá atrapada en una situación paradójica, pues Johnny la ha dado por muerta y ella, en vez de revelarle quién es, aceptará imitarse a sí misma para que su marido pueda lograr ciertos beneficios económicos.

 Las peripecias de Nelly hacen de ella el enésimo espectro que puebla el cine de Petzold, una mujer cuyos alienados ideales románticos le impiden comprender que en el nuevo orden surgido tras el conflicto bélico, ya no hay espacio para ella. A través de su tragedia individual, Phoenix desarrolla una severa reflexión de filiación marxista, que sobrevuelan los espíritus de Alexander Kluge y Peter Weiss, en torno al sentido de la historia y las historias para los habitantes del capitalismo mundo que rigió la segunda mitad del siglo XX y que ayudó a que el pueblo alemán se escabullese de sí mismo; a que se reinventara de acuerdo no con la reconstrucción, sino con la recreación de su idiosincrasia, como le explicita Johnny a Nelly en un determinado diálogo.

 El discurso que articulan Petzold y su co-guionista y mentor, el activista audiovisual Harun Farocki (fallecido el año pasado) encuentra una equivalencia formal idónea en una realización que, como es habitual en el cineasta alemán, combina con ánimo desestabilizador y muy riguroso las claves de géneros populares -la intriga, el fantástico- y las asociadas por convención al cine de autor. El éxito de su estrategia es tal que Phoenix sabe trascender las numerosas inverosimilitudes dramáticas con que se reta al público, hasta derivar en fábula ensayística con un desenlace memorable: a Petzold le bastan un cruce de miradas entre los actores protagonistas y un último plano desenfocado, para otorgar pleno sentido al conjunto de su puesta en escena y para brindar a su alegato una convicción aplastante.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP