El País

Crítica: Épica romana de baratillo

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Pompeya (2014)

Lo mejor:
La correcta recreación de Pompeya antes del Vesubio

Lo peor:
Prácticamente todo lo demás

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.9
49 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 25/04/2014
  • Director: Paul W.S Anderson
  • Actores: Kit Harington (Milo), Carrie-Anne Moss (Aurelia), Emily Browning (Cassia), Adewale Akinnuoye-Agbaje (Atticus), Jessica Lucas (Ariadne), Jared Harris (Severus), Joe Pingue (Graecus), Kiefer Sutherland (Corvus), Currie Graham (Bellator), Sasha Roiz (Proculus)
  • Nacionalidad y año de producción: Alemania, EE.UU., 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Pompeya es una cápsula del tiempo. La furia del Vesubio fosilizó las tragedias, con nombres y apellidos, de un considerable número de ciudadanos sorprendidos por el ímpetu de los gases tóxicos del volcán napolitano. En vez de recurrir a ellos, Paul W.S. Anderson ha optado por fantasear con el arquetípico romance imposible entre un gladiador celta con cuentas pendientes con el imperio y una joven patricia que, naturalmente, desprecia la arrogancia de los romanos de feria que dominan el mundo con una agresividad rayana en el sadismo. Tomando ese discutible camino, Anderson queda en manos de un "colegio" de guionistas (los libretos colectivos muy rara vez se rebelan contra la mediocridad más ramplona) fanáticos de Gladiator dispuestos a replicar el éxito de la cinta icónica de Ridley Scott con una retahíla de tópicos desarmantes.

Por reciclar han reciclado hasta el vestuario (la guardia personal del senador hijo de su madre calza los mismos hábitos que la guardia pretoriana del Cómodo en la película de Scott), construyendo el drama sobre el eco y el recuerdo vago de otros péplums con credenciales mucho más nobles. Todo en Pompeya (2014) es extremadamente tópico: los personajes son recortables que evocan viejos estereotipos del cine de romanos: el esclavo redimido en la arena gracias al carisma y al buen predicamento entre la plebe; el político de la capital malo hasta la extenuación que ejerce de malvado con una saña de autoparodia, el gladiador negro, sacrificable por la causa, capaz de morir, sin saber muy bien por qué, por la causa del héroe….

No hay un solo ingrediente en este aparatoso péplum de serie B que esquive los caminos más trillados del manual de instrucciones de toda la vida. Los diálogos son bobos, y abundan las situaciones involuntariamente cómicas en una ficción que tiene delito se coja por donde se coja. Lo tiene porque hay que ponerle muchas ganas para desperdiciar Pompeya impunemente como coartada cinematográfica impagable.

Anderson, que evidentemente no era el tipo adecuado para semejante empeño, lo consigue, con una realización torpe que no es sino el aliño de un guion instalado en el disparate del primer al último minuto. Ni un gramo de épica o tensión, y ya tiene mérito, al ritmo de la monumental tragedia pompeyana.

Hay más nervio y angustia de mejor calidad en muchos docudramas del Canal Historia que en la decepcionante propuesta de un Anderson que convierte la erupción del Vesubio en un festival de fuegos artificiales, meteoritos volantes y tsunamis sin orden ni concierto, deformando innecesariamente el sobrecogedor sepelio de la segunda ciudad romana más célebre de todos los tiempos. Una ocasión perdida: ni director, ni guionistas ni los inexpresivos protagonistas están a la altura del fenomenal desafío.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará en septiembre.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP