El País

Crítica: Diane Keaton y Kevin Kline se ven las caras en una comedia insulsa y sin norte en la que el segundo corrige los excesos histriónicos de la primera

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
¡Por fin solos! (2012)

Lo mejor:
El oficio de Kevin Kline

Lo peor:
Que la película no avanza; se limita a dar bandazos

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
3 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 01/06/2012
  • Director: Lawrence Kasdan
  • Actores: Diane Keaton (Beth), Kevin Kline (Joseph), Diane Wiest (Penny), Richard Jenkins (Russell), Elisabeth Moss (Grace), Mark Duplass (Bryan), Ayelet Zurer (Carmen), Sam Shepard (Sheriff Morris), Lindsay Sloane (Ellie)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Hay pocos directores, si es que hay alguno, que pueden frenar el ímpetu y la querencia exhibicionista e histriónica de Diane Keaton, caricatura de la gran actriz que fue hace unas décadas. Lawrence Kasdan no es uno de ellos. ¡Por fin solos!(2012) exprime el ternurismo gafapasta de la ex.musa de Woody Allen con la misma receta que aplicaban La joya de la familia, ¡Porque yo lo digo! o La madre de él. Keaton, en modo matriarca epicéntrica y pizpireta, no sabe o no quiere dominar su gestualidad y su expresión corporal.

La comedia se arrastra a rebufo suyo empeñada en explotar una vis cómica que ya ni está ni se la espera. Kevin Kline salva los muebles con su temple habitual, contrapesando los excesos de su compañera y poniendo orden en el desorden. Porque ni está Keaton ni está Kasdan, ausente desde principios de los 90. ¡Por fin solos!(2012) podría ser suya o de una Nancy Meyers en horas bajas. Kasdan no es el genio que esta película necesita para sobreponerse a la punible insustancialidad de un libreto corto de luces. Es una comedia de perro en el peor sentido de la expresión.

El cánido es en realidad un McGuffin: su extravío es el catalizador de un reencuentro emocional entre dos cónyuges ahogados por la rutina y la crónica obsesión profesional de él, que descuida el hogar y la familia, por supuesto. Hay una boda, y un amor humano-perruno de esos tan intensos que solo los amantes y propietarios de uno podrán entender. Igual hasta captan las sutilezas de un relato que se mueve a golpe de estereotipo, diseñando encuentros y desencuentros de brocha muy gorda, en el seísmo light de una impecable familia americana (cursi y repipi como mandan los cánones), que un día se olvidó de serlo pero que, intuimos, está a punto de redimirse y volver a ser una familia de anuncio.

Los conflictos son irrelevantes en el mejor de los casos, el espesor cómico-dramático de los múltiples enredos blando y desabrido. También hay problemas agudos de estructura. ¡Por fin solos!(2012) tarda demasiados minutos en ir al grano y entrar en faena, tiende a perderse demasiadas veces por los bosques, entre la espesura de los árboles. Humor descafeinado, y una frustrante sensación de que Kasdan no tiene ni puñetera idea de hacia dónde llevar al perro y a sus amos. Al final no solo se pierde el primero. Animales y humanos vagan por pantalla sin norte ni brújula, directos, eso sí, a un desenlace previsiblemente edulcorado. En fin una reunión baldía de grandes curriculums del cine americano al servicio de nada

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP