El País

Crítica: Niños, adolescentes, adultos

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Power Rangers

Lo mejor:
Los primeros minutos, en los que parece que la película va a sobrevivir a sus muchos condicionantes

Lo peor:
Los últimos minutos, en los que la franquicia Power Rangers devora las imágenes

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.7
10 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Ciencia-ficción
  • Fecha de estreno: 07/04/2017
  • Director: Dean Israelite
  • Actores: Dacre Montgomery (Jason (Ranger Rojo)), Naomi Scott (Kimberly (Ranger Rosa)), RJ Cyler (Billy (Ranger Azul)), Ludi Lin (Zack (Ranger Negro)), Becky G. (Trini (Ranger Amarillo)), Elizabeth Banks (Rita Repulsa), Bryan Cranston (Zordon)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., Canadá, 2017
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Esta adaptación de la longeva serie televisiva homónima -hito para la chiquillería de los años noventa- constituye la segunda realización del sudafricano Dean Israelite en formato largometraje, tras los tres cortos que dirigió en su país natal durante la pasada década. La primera película de Israelite, producida ya en el seno de Hollywood, tenía puntos en común con Power Rangers. Se trataba de Project Almanac (2015), propuesta fantástica sobre viajes en el tiempo con y para jóvenes, cuyas criaturas de ficción rechazaban sucumbir a los mandatos morales del pasado, para embarcarse en una apología del presente y sus posibilidades sustentada en un montaje y unas texturas fotográficas festivas, sincréticas, hasta cierto punto experimentales.

Otro tanto cabe decir de Power Rangers, con la que, dada su repercusión en la taquilla estadounidense, Israelite puede haber firmado su sentencia como artesano con buen ojo para exponer en pantalla y satisfacer a un determinado sector del público. Power Rangers es, desde luego, menos atrevida a nivel visual que Project Almanac, cuyo presupuesto de tan solo doce millones de dólares es incomparable a los cien costados por el filme que ahora nos ocupa, a los que hay que añadir los gastos en publicidad, y las expectativas en cuanto a la posibilidad de que dé origen a una franquicia de tintes superheroicos.

En cualquier caso, se aprecia que Israelite quiere hacer algo más con la cámara en Power Rangers que contar: expresar, a lo que contribuye sobremanera su elección reincidente del formato panorámico. Y hay, además, un mimo innegable en la manera en la que están construidos iconógrafica y anímicamente los cinco adolescentes que, a raíz de su encuentro casual con una nave espacial y unas misteriosas monedas de poder alienígenas, adquieren habilidades sobrehumanas que les garantizan enfrentarse con una mínima probabilidad de éxito a la pérfida villana Rita Repulsa (Elizabeth Banks), empeñada en conquistar el universo.

Esas cualidades se dejan notar sobre todo durante los compases iniciales de metraje, en los que Israelite, siguiendo los preceptos básicos del cine comercial, condensa con éxito el zeitgeist juvenil de la época, y lo transmuta en imágenes significativas que permiten al espectador, reconocerse, pero, sobre todo, descubrirse en ellas, lo que garantiza su atención y sus ganas de saber más. Y, cuando los chicos liderados por Jason (Dacre Montgomery), empiezan a debatir con la conciencia virtual de Zordon (Bryan Cranston) -protector de nuestro planeta en el Cretácico- si existe para ellos la obligación de recoger su testigo y continuar defendiendo la Tierra como Power Rangers, se producirá un drama interesante, que, como hemos apuntado, ya sobrevolaba el relato de Project Almanac: ¿hasta qué punto el ayer tiene derecho a imponer sus conflictos y valores a un hoy con sus propios problemas, heredados por añadidura en muchos casos de lo que otros malbarataron en su propio tiempo?

La constructiva respuesta a ese interrogante por parte de los cinco protagonistas, es otro de los aspectos más loables de una película, que, paradójicamente, acaba por sucumbir con talante dócil a unas cuantas convenciones. A partir de cierto momento, Power Rangers se recuerda a sí misma que es un espectáculo basado en una franquicia millonaria; Jason y sus amigos aceptan su condición de superhéroes -"¿somos como Iron Man, o más como Spider-Man?", se pregunta Billy (RJ Cyler)-, y que Rita Repulsa es un enemigo a batir. Y la consecuencia de todo ello es nuestro sepultamiento bajo un aluvión de guiños a la serie original que ni eran necesarios ni resultan naturales, y la prolongación mucho más allá de lo conveniente de escenas de acción deudoras de las vistas -y, quizá, agotadas- en la saga Transformers (2007-2017) y El hombre de acero (2013). En un diálogo temprano entre la conciencia de Zordon y su asistente robótico, Alpha 5 (Bill Hader), el primero lamenta que los chicos que han encontrado su nave y que, por tanto, han sido abocados por el destino a ser los nuevos Power Rangers, se hayan revelado a primera vista tan solo "niños". Alpha 5 le corrige: "son adolescentes, se hallan entre lo infantil y la madurez plena". Siempre que la película, como pasaba en Project Almanac, sabe ostentar ese espíritu adolescente, tan distante de la emulación infantil como del conformismo adulto, vale la pena.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP