El País
Imprimir

Artículo: Ciencia ficción existencial

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 03/08/2012

Ridley Scott vuelve a visitar el universo “Alien” más de tres décadas después fantaseando con el origen extraterrestre de la especie humana, en una de las películas más esperadas del verano.

Prometheus
  • Género: Thriller
  • Fecha de estreno: 03/08/2012
  • Director: Ridley Scott
  • Actores: Noomi Rapace (Elizabeth Shaw), Michael Fassbender (David), Charlize Theron (Meredith Vickers), Idris Elba (Janek), Guy Pearce (Peter Weyland), Logan Marshall-Green (Charlie Holloway), Sean Harris (Fifield), Rafe Spall (Millburn), Emun Elliott (Chance), Benedict Wong (Ravel), Kate Dickie (Ford)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Una imagen de Alien, el octavo pasajero rondaba por la mente de Ridley Scott desde hace años. El Space Jockey, la figura fosilizada de una inmensa criatura con el pecho reventado con la que los tripulantes de la nave del clásico de la ciencia-ficción se topan en un remoto planeta, es la raíz de la que brota Prometheus. En un principio iba a ser una precuela al uso, pero el proyecto se tornó con el tiempo más y más complejo. Scott, si bien no renuncia a plantear la cinta como un prólogo de Alien, acabó por desarrollar una idea totalmente genuina.

Dos científicos obsesionados con el origen de la especie consiguen financiación para una ambiciosa misión: viajar al espacio tras la pista de unas misteriosas pinturas rupestres comunes a varias culturas prehistóricas. Su viaje es, como el de Prometeo, un desafío a los dioses, y las consecuencias de ese exceso de curiosidad serán, como para aquél, catastróficas. Los tripulantes del Prometheus descubren pronto que los creadores del género humano no son bondadosos seres superiores, sino todo lo contrario. Scott da forma así a una fascinante y genuina mitología sobre el origen del hombre en medio de una cinta de ciencia ficción deslumbrante pero a la antigua usanza, con decorados reales, extras y retoques digitales puntuales.

El pasaje de la nave

Noomi Rapace. “Noomi posee una extraña combinación de inteligencia y presencia física”. Ridley Scott se deshace en elogios hacia la actriz sueca y, como el resto de los mortales, quedó fascinado con su icónica composición de Lisbeth Salander en Los hombres que no amaban a las mujeres y secuelas. Rapace es Elizabeth Shaw, una audaz científica, creyente y obsesionada con desvelar el enigma de los orígenes de la especie.

Michael fassbender. Impresiona la variedad de papeles que jalonan su currículum. Solo le faltaba interpretar a un androide. David es creación de Weyland Industries, mecenas de la expedición, y es un robot muy humano y un tanto arrogante que se siente despreciado por la especie que lo creó. Fassbender cierra con Prometheus un año mágico, en el que ingresó en el club de los grandes gracias a Shame y Un método peligroso.

Charlize Theron. Acaba de coleccionar elogios por su interpretación de la malvada reina de Blancanieves y la leyenda del cazador y vuelve a la carga con otro papel profundamente antipático. Meredith Vickers es ejecutiva de Weyland Industries y su misión a bordo del Prometheus es velar por el interés meramente económico de la compañía. Su relación con el resto de la tripulación es enormemente conflictiva.

Idris Elba. Ridley Scott quedó plenamente satisfecho con su concurso en American Gangster. Idris Elba encarna a Janek, capitán del Prometheus, personaje definido por Ridley Scott como un “viejo lobo de mar”. Janek lidia con una posición delicada, en tierra de nadie, entre los intereses de la compañía que financia el proyecto y los de los científicos tripulantes. Las circunstancias le obligarán a tomar partido.

Y además

Scott y la ciencia-ficción

Ridley Scott era un semidesconocido. La estimable acogida crítica de su ópera prima, Los duelistas, no había pasado desapercibida en los mentideros de la industria. En 1977 circulaba por los despachos de Fox un guion de Dan O’Bannon para una cinta de ciencia-ficción sobre un viaje al espacio y una especie de letales alienígenas. Walter Hill y Robert Aldrich merodearon el proyecto, pero fueron descartados. El éxito de La guerra de las galaxias aceleró las gestiones y Fox decidió dar una oportunidad al inexperto Scott. El resultado fue, en 1979, Alien, el octavo pasajero, la película que consagró a Ridley Scott y le abrió de par en par las puertas de la industria. Tres años después, el director británico volvió al género por última vez antes de ahora con la legendaria Blade Runner, con la que cuajó finalmente la puesta en imágenes del relato de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, que pudo dirigir Scorsese y que Scott declinó en un primer momento. Actualmente Scott proyecta una secuela/precuela para un futuro no inmediato.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “MILES AND MUSIC” SEATTLE (3)

De Luis Javier Martínez

El contenido musical de Seattle da para más “Miles And Music”, aquí seguimos con destacados y notables protagonistas: QUIN...


Podcast de cine: BUTACA VIP