Crítica: Fe en el cine

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Resucitado

Lo mejor:
La profesionalidad de Kevin Reynolds en tanto guionista y director

Lo peor:
Lo kitsch en el retrato de Cristo y sus actividades

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.6
39 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Aventuras
  • Fecha de estreno: 23/03/2016
  • Actores: Joseph Fiennes (Clavius), Tom Felton (Lucius), Peter Firth (Pilatos), Cliff Curtis (Yeshua), María Botto (María Magdalena), Luis Callejo (Joses), Antonio Gil (José de Arimatea), Stewart Scudamore (Pedro), Andy Gathergood (Quintus), Stephen Hagan (Bartholomew), Mish Boyko (Juan), Jan Cornet (Tomás / Dydimus)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2016
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Resultaría fácil, es de hecho a lo que ha tendido la mayor parte de la crítica y la cinefilia, mofarse de una película como Resucitado. Porque no nos hallamos en puridad ante la enésima producción del Hollywood contemporáneo en clave de epopeya histórica o mitológica -registro de por sí menospreciado, véase la glacial acogida a títulos tan interesantes como Noé (2014), 300: El origen de un imperio (2014) o Hércules (2014)-; ante un ejercicio de épica cuya incidencia específica en lo religioso hubiese hecho lógica su programación en cartelera esta Semana Santa. Resucitado es, sin disimulo ninguno, cine cristiano militante, producido por una división de Sony especializada en ello, AFFIRM Films, y dirigido a un faith driven consumer estadounidense que ya ha convertido en éxitos Soul Surfer (2011), War Room (2014), Los milagros del cielo (2016) y otras cuantas propuestas del mismo signo.

  Resucitado es un ejemplo interesante de la tendencia, por cuanto aúna con más acierto del habitual el cumplir con el creyente poco sofisticado -amigo de viñetas doctrinarias y literales, hasta kitsch-, y con un público generalista más escéptico, que bien está que pase por taquilla e, incluso, que pueda acabar convertido a la fe de turno. Es el motivo de que, pese a abrazar en su último tercio la estampa integrista, el relato de la resurrección de Jesucristo pasados tres días de su crucifixión y enterramiento que constituye la película, se desarrolle durante la mayor parte de su metraje a través de los ojos descreídos de Clavius ( Joseph Fiennes), un tribuno militar destinado en el año 33 de nuestra era en Judea. Preocupadas las autoridades romanas por la repercusión del evangelio de Cristo en la población local y por los rumores persistentes acerca de su regreso a la vida, encargan a Clavius que averigüe dónde está el cuerpo del fallecido; es el inicio de una aventura por momentos detectivesca que terminará por hacer del militar romano, en sus propias palabras, "un hombre diferente al que fui".

 Aparte lo discutible de los arrebatos y la iconografía beatos, que a punto están de dar al traste con la estabilidad de lo contado, Resucitado adolece de dos imperfecciones técnicas relevantes: la arritmia narrativa a partir de la escena en que Clavius se une a los apóstoles en su búsqueda de Jesucristo, y, sobre todo, las vulgares, inexpresivas imágenes digitales a cargo de un Lorenzo Senatore a quien le viene grande la dirección de fotografía de una película como esta, a pesar de sus trabajos recientes como operador de cámara para las citadas Hércules y 300: El origen de un imperio. Pero ello no impide valorar, a su vez, méritos inesperados en Resucitado: la convicción que transmite el protagonista de la cinta, Joseph Fiennes, un actor de escaso vuelo interpretativo; los apuntes sobre el calado y el empleo de sus respectivas creencias por parte de romanos y judíos; y la labor tras la cámara de un director vuelto también de entre los muertos, Kevin Reynolds.

 Extinta la notoriedad que le procuraron antaño realizaciones como Robin Hood, príncipe de los ladrones (1991) o Rapa Nui (1994), Reynolds continúa haciendo sin embargo gala de su talento proverbial para aportar a la fábula fisicidad, un cierto naturalismo. Cualidades que, si bien son difíciles de desligar de la fundacional La pasión de Cristo (2004) -hay quien ha llegado a tachar Resucitado de secuela inconfesa de la película de Mel Gibson-, les serán familiares aun a quienes solo conozcan de Reynolds producciones últimas sin tanto eco como La venganza del conde de Montecristo (2002), Tristán e Isolda (2006) o la miniserie televisiva Hatfields & McCoys (2012). Su profesionalidad ayuda a que, en resumidas cuentas, Resucitado pueda considerarse un estreno menor, pero defendible como cine a contracorriente, con fe en sus capacidades para suscitar debates o seducir. Sin ir más lejos, es mucho más honesta que Calle Cloverfield 10 (2016), patraña industrial y posmoderna ahora mismo en cartel, con la que están quemando su crédito analítico muchos ensayistas y aficionados. Y la comparación entre uno y otro título, dado que estamos hablando de ficción y convicciones, no es tan gratuita como podría parecer.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP