El País

Crítica: Ken Loach denuncia el infame negocio que surge alrededor de la privatización de la guerra en una película que no llega tan lejos como se propone

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Route Irish

Lo mejor:
La premisa inicial y la naturaleza de la denuncia

Lo peor:
Que no acaba de traspasar el umbral de la puerta

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.5
2 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 23/12/2011
  • Director: Ken Loach
  • Actores: Mark Womack (Fergus), Andrea Lowe (Rachel), John Bishop (Frankie), Trevor Williams (Nelson), Talib Rasool (Harim), Stephen Lord (Steve), Craig Lundberg (Craig), Jack Fortune (Haynes)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, España, Francia, Italia, 2010
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

¿Recuerdan al Ken Loach de "Agenda oculta"? pues ya ni está ni se le espera. Su cine político-histórico es una sombra del de los buenos tiempos y Route Irish es solo el último eslabón de la cadena. Loach ya solo da lo mejor de sí entre menudencias (Buscando a Eric), mientras se afana en reencontrarse a sí mismo quizá con el aliado equivocado. La sociedad Laverty-Loach dio de sí, pero está exhausta; quizá es hora de buscarse la vida cada cual por su cuenta. La decepción es, esta vez. Más sangrante si cabe.

Hay materia prima para dos horas de cine escalofriante, dosis de indignación y artillería pesada suficiente para abrirse las tripas y llorar la contundencia de una película memorable, de las de antaño. Pero no está Loach para esos trotes. Route Irish escarba en la basura de la guerra de Iraq, denunciando, con pólvora gastada, la dimensión del inenarrable negocio montado alrededor de la invasión y la conquista.

Loach centra el foco, a través de una dramatización previsible, en la peliaguda cuestión de la apocalíptica privatización de la guerra, de la proliferación de una era bélica de mercenarios en que los estados se ahorran el coste político, humano y mediático de la masacre como en tiempo del colapso del Imperio Romano, pagando a "hordas de bárbaros" para que desempeñen el trabajo sucio.

En la edad de plata del soldado a sueldo, de las subcontratas de soldados sin bandera, de proliferación de oscuras industrias del mercenariado con nombre propio (Blackwater y semejantes) esperamos un punto y medio más de un francotirador cansado como el cineasta inglés. Route Irish apunta pero no dispara. Sí, es cine comprometido que no vacila a la hora de llamar las cosas por su nombre, que no duda en apuntar con el dedo y llamar villanos a los detentores del gran poder, pero falta intensidad, entrañas y una historia que canalice la denuncia con la contundencia necesaria.

Loach y Laverty plantean cuestiones trascendentales, pero a Route Irish le falta un hervor para estar a la altura de un buen rapapolvo a la abyecta realidad que dramatiza. Sencillamente el mensaje no llega, o llega con interferencias. Es decir, que no es el Loach de los buenos tiempos, ni de lejos

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP