Crítica: Reboot malogrado

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Saint Seiya: Los caballeros del zodíaco. La leyenda del Santuario

Lo mejor:
La correcta traslación de personajes y escenarios al 3D

Lo peor:
La falta de carisma y de vigor narrativo hacen de La leyenda del Santuario un reboot rotundamente fallido

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.6
12 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Animación
  • Fecha de estreno: 06/03/2015
  • Director: Kei´ichi Sato
  • Actores: Kaito Ishikawa (Seiya caballero de bronce de Pegaso), Kenji Akabane (Shiryu caballero de bronce del Dragón), Kensho Ono (Hyoga caballero de bronce del Cisne), Nobuhiko Okamoto (Shun caballero de bronce de Andrómeda), Kenji Nojima (Ikki caballero de bronce del Fénix), Ayaka Sasaki (Saori Kiddo/ Diosa Atenea), Mitsuru Miyamoto (Mu caballero de oro de Aries), Rikiya Koyama (Aldebarán caballero de oro de Tauro), Koichi Yamadera (Saga caballero de oro de Géminis), Hiroaki Hirata (Máscara de la muerte caballero de oro de Cáncer), Go Inoue (Aiolia caballero de oro de Leo), Mitsuaki Madono (Shaka caballero de oro de Virgo), Masumi Asano (Milo caballero de oro de Escorpio), Toshiyuki Morikawa (Aiolos caballero de oro de Sagitario), Shinji Kawada (Shura caballero de oro de Capricornio), Daisuke Namikawa (Camus caballero de oro de Acuario), Takuya Kirimoto (Aprodite caballero de oro de Piscis)
  • Nacionalidad y año de producción: Japón, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

En 1991 desembarcó en España la que llegaría a ser una de las series más célebres de la historia de la animación japonesa, Caballeros del Zodiaco (1986-1989), adaptación del manga de Masumi Kurumada a cargo de Toei Animation, el mismo estudio que trasladara de la viñeta al plano las populares Dragon Ball, Mazinger Z, Sailor Moon o One Piece. Las aventuras de Seiya de Pegaso, Shun de Andrómeda, Shiryu del Dragón, Hyoga del Cisne e Ikki de Fénix, los cinco Caballeros de Bronce, eran el fruto de un producto que absorbía con una desvergüenza libre de complejos elementos mitológicos orientales y occidentales para ponerlos al servicio de un relato-río cargado de violencia, hipérboles dramáticas y vistosas armaduras kitsch.

 Como viene siendo habitual en las industrias culturales más poderosas desde hace un par de décadas, a los 114 capítulos originales les siguieron innumerables OVAs, películas y series adicionales, que expandieron el exuberante universo de Seiya hasta llegar a fraguar un imaginario que exige del espectador una familiaridad con las claves y códigos que otorgan sentido a la narración. Saint Seiya: Caballeros del Zodiaco. La leyenda del Santuario propone un reseteo en toda regla, abordando el arco argumental que inaugura la serie original con el fin confeso de enganchar a nuevos espectadores, aunque sin dejar de respetar la memoria sentimental de los fans old school.

 Toei Animation ha invertido 100 millones de dólares en la ambiciosa empresa de llevar a las tres dimensiones personajes y escenarios sin que estos pierdan un ápice de expresividad. Y ciertamente, la primera secuencia de Saint Seiya: Caballeros del Zodiaco. La leyenda del Santuario es prometedora en ese sentido: una persecución en pleno espacio exterior que hace gala de un dinamismo y un despliegue cromático francamente disfrutable. El filme continúa con una set-piece que sale airosa tanto en la tarea de presentar a los protagonistas -los mentados héroes y su protegida Saori, reencarnación de la diosa Atenea- como a la hora de escenificar la labor de aggiornamiento estético y formal a cargo del director Keiichi Sato, que demuestra lo bien que le sienta el 3D a combates y combatientes.

 Desgraciadamente, pasados esos diez minutos iniciales, ya hemos visto lo mejor que nos va a ofrecer Saint Seiya: Caballeros del Zodiaco. La leyenda del Santuario, película que, por otro lado, no sabe dotar de interés a la gesta de los guerreros por las Doce Casas. La desidia creativa toma las riendas pronto para no soltarlas hasta el final. Extrañamente plana, descafeinada incluso cuando prevalecen los mamporros -escasamente inventivos-, Saint Seiya: Caballeros del Zodiaco. La leyenda del Santuario se diluye en tierra de nadie: no es ni lo mismo de siempre ni algo distinto. Apunta maneras, eso sí, en contadas ocasiones, como en el marciano número musical que protagoniza el antaño temible Máscara de la Muerte.

 Es interesante contrastar los pobres resultados de Saint Seiya: Caballeros del Zodiaco. La leyenda del Santuario con los de otras adaptaciones recientes de clásicos del anime bidimensional al 3D: Capitán Harlock (2013) y Stand By Me Doraemon (2014). La primera de ellas apuesta por acentuar el fotorrealismo y la espectacularidad visual gracias a una maquinaria técnica arrolladora que, eso sí, no debería distraernos de la estimulante relectura de la space opera clásica que propone, poniendo en órbita bajo un halo diferente a los protagonistas de la serie de 1978; la segunda establece un curiosísimo paralelismo entre la relación de dependencia pueril de Nobita con el gato cósmico Doraemon y la del fan con sus añorados mitos infantiles. El fracaso de Saint Seiya: Caballeros del Zodiaco. La leyenda del Santuario se cifra en su incapacidad de preguntarse, de intentar siquiera comprender, su razón de ser dentro de la exitosa franquicia.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “PROMESAS CUMPLIDAS”

De Luis Javier Martínez

Con la música electrónica tengo una relación de amor y odio, y aunque los dos discos anteriores de Floating Points no me h...


Podcast de cine: BUTACA VIP