El País

Crítica: Orgía de destrucción

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
San Andrés

Lo mejor:
Los apabullantes efectos digitales, claro

Lo peor:
El drama familiar es ultraplano

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.6
27 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 26/06/2015
  • Director: Brad Peyton
  • Actores: Dwayne Johnson (Ray), Alexandra Daddario (Blake), Colton Haynes (Joby), Ioan Gruffudd (Daniel Reddick), Carla Gugino (Emma), Archie Panjabi (Serena), Paul Giamatti, Art Parkinson (Ollie), Kylie Minogue (Beth Riddick), Will Yun Lee (Dr. Kim Park)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

No es cuestión de tomársela demasiado en serio, aunque si de algo abusa Brad Peyton es precisamente de eso, de seriedad. Sin más recorrido que el de una mascletá de petardos o una velada de fuegos artificiales, San Andrés es una revisión en clave sísmica de El día de mañana de Roland Emmerich, con héroe armario ropero, eso sí. Emmerich, digo Peyton, encuentra un impagable rastro de dinamita a lo largo de la falla de San Andrés, coartada para triturar rascacielos y puentes, precipitar tsunamis y amasar escombros digitales asombrosamente auténticos; todo muy intenso, demasiado, en una ficción que echa a faltar dos o tres cucharadas soperas de sentido del humor.

Estamos, pues, ante una cinta de catástrofes casi de libro. Casi, de hecho, porque Dwayne Johnson comparece solo en calidad de rescatador familiar, y no de titán salvamundos (lástima) dispuesto a encararse en plan chulo con el terremoto. Y como cabría esperar, San Andrés es un espectáculo visual deslumbrante, técnicamente irreprochable, una orgía de destrucción acrobática muy entretenida que soba, sin complejos, casi todos los topicazos del subgénero caminando rauda hacia un desenlace previsible desde el minuto uno. Pero esa previsibilidad, naturalmente, se da por descontada.

Peyton se esmera, con cierta torpeza, en dar un relieve dramático al relato, y aunque la "tragedia" es simple y está plagada de diálogos bobos, es un hilo conductor decente que coge cuerpo gracias al oficio y el enorme carisma de Johnson, y el saber hacer de Carla Gugino o Paul Giamatti, cómplices del show mononeuronal que descansa más en su capacidad de apabullar que de emocionar, pero que cuaja como blockbuster estivo de cierta enjundia. San Andrés abusa de estereotipos y aunque opta, con buen criterio, por huir del show destructor inerte y descontextualizado tan del gusto del Hollywood moderno, logra el objetivo solo a medias. Al final la sustancia es, claro, el jaleo digital, el ungüento sentimental que lo acompaña es un quiero y no puedo. Pero hablamos de una superproducción-refresco de verano, y dadas las circunstancias, el espectáculo es de altura.

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP