Crítica: Un popurrí de ingenios lunáticos de las secuelas anteriores remozados, maquillados y presentados como material nuevo, inédito

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Saw VII 3D. El capítulo final

Lo mejor:
Que es la última

Lo peor:
Que el fenómeno haya durado ocho años

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4
35 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Terror
  • Fecha de estreno: 16/02/2011
  • Director: Kevin Greutert
  • Actores: Tobin Bell (Jigsaw/John), Cary Elwes (Dr. Gordon), Costas Mandylor (Hoffman), Betsy Russell (Jill), Sean Patrick Flanery (Bobby), Gina Holden (Joyce), Chad Donella (Gibson), Laurence Anthony (Rogers)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2010
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

El único consuelo, que no es magro, es que nos juran que se acabó, que hasta aquí la música, que Saw 3D es el último apéndice de la infumable saga, que todo principio tiene un final, aunque remoto y remolón. Ocho años de torture porn sin cabeza ni cola para consumidores de emociones fuertes, para amantes del gore, que no del cine, que se cierra (crucemos los dedos) con un balance terrorífico: una buena película de terror, la primera, y seis secuelas exprés a cual más mecánica y tediosa.

Muere la saga confirmando que el que mal anda mal acaba, desplegando un nuevo catálogo de atrocidades psicopáticas de lo más retorcidas suspendidas en el vacío de una película que se sabe excusa, pretexto para coreografiar el gore. Kevin Greutert cierra interrogantes de aquella manera, resolviendo el sinvivir de los incondicionales, en número menguante cada año. Si has sobrevivido hasta aquí, si la quinta te llevó a ver la sexta y la sexta a la séptima es posible que perdones lo imperdonable.

Cocinada a toda pastilla, con prisas y de mala manera, Saw 3D se despide con otro guión de juzgado de guardia dando cancha a un apóstol de la autoayuda que ejerce, es un decir, como catalizador dramático del instrumento. Nos importa un pimiento el atrezo, nos mueven la risa los torpes intentos de alimentar el meollo narrativo con personajes florero, con conflictos existenciales de lo más peregrino.

Saw 3D como casi todas sus predecesoras parece salida de la pluma de un principiante con escaso porvenir en la industria del cine. Greutert es incapaz, otra vez, de convencernos de que su propósito es contarnos una película: la película en sí es relleno en los interludios, ortopédicos, entre tortura y tortura. Un popurrí, a fin de cuentas, de ingenios lunáticos de las secuelas anteriores remozados, maquillados y presentados como material nuevo, inédito.

El resultado roza el desastre, el despropósito; las prisas son demasiado patentes y la falta de criterio/ingenio/sentido común explota aquí para medir la paciencia del más pintado como último y definitivo test para medir afinidad, para graduarse como fan. Si uno es capaz de tragarse el invento sin acordarse de los padres de ninguno de sus infames arquitectos, sin lamentar los dineros malgastados en taquilla durante ocho años impunemente ha pasado la prueba; es un fan Saw como Dios manda y, lo mejor, miembro de un grupo absolutamente exclusivo. Pocos llegaron tan lejos.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP