Crítica: Las mejores intenciones

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Secretos de guerra

Lo mejor:
Las interpretaciones de los niños Maas Bronkhuyzen y Joes Brauers

Lo peor:
Su tratamiento del Holocausto y el colaboracionismo desde una estética relamida

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
0
0 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 08/01/2016
  • Director: Dennis Bots
  • Actores: Maas Bronkhuyzen (Tuur), Joes Brauers (Lambert), Luc Feit (Horst Baumhaken), Juul Vrijdag (Mrs. Witteman), Ad van Kempen (Mr. Witteman), Loek Dikker (Mr. Ramakers), Nils Verkooijen (Leo), Pien Westendorp (Katrien), Eva Duijvestein (Mrs. Ramakers)
  • Nacionalidad y año de producción: Noruega, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Si, más allá de lo que le ofrece Guía del Ocio y la crítica presente, el lector tiene curiosidad por saber de este drama holandés para la adolescencia y la familia ambientado en la Segunda Guerra Mundial, se topará de inmediato entre los resultados brindados por Internet con un recurso didáctico para estudiantes. En efecto, Secretos de guerra pertenece a esa clase de películas que ganan premios de cariz humanista en festivales de segunda categoría -¿Stony Brook? ¿Castellinaria?- y acaban exhibiéndose en colegios y seminarios. Lo curioso es que, de las preguntas varias que se le piden contestar a quien se vea obligado a verla en el aula, más de una roza lo surrealista. Por ejemplo: "Compara las Juventudes Hitlerianas con los boy scouts: ¿En qué se parecen ambos movimientos? ¿En qué se diferencian?".

 Con tales interrogantes, el recurso en cuestión vuelve a dejar en evidencia lo difícil de ficcionar en el cine el Holocausto y argumentos conexos, así como de pensar a posteriori con criterio dichas representaciones. Incluso, cuando se hace apelando a lo que suele entenderse por las mejores intenciones. Secretos de guerra lo pretende; y, para colmo, aspira también a ser una fábula de iniciación a lo adulto para sus tres protagonistas, y hasta una panorámica de tintes preciosistas y bucólicos sobre el ayer: nos encontramos en los Países Bajos rurales de 1943, sojuzgados por los nazis, y Tuur (Maas Bronkhuyzen) y Lambert (Joes Brauers) son los mejores compañeros de pupitre y amigos del mundo, pese a que el padre del primero mira cada vez con más simpatía a los resistentes locales, y el del segundo es colaboracionista con los invasores y alienta a sus hijos para que se alisten en las Juventudes Hitlerianas; lo que amenazará la relación fraternal entre Tuur y Lambert no serán dichas circunstancias, sino la llegada a la localidad de una niña judía, Maartje (Pippa Allen), que revolucionará las hormonas de ambos y les obligará a lanzar por vez primera una mirada política sobre el mundo. Al fin y al cabo, ¿qué transportan verdaderamente los trenes que recorren a todas horas las vías ferroviarias circundantes al pueblo?

 Como hemos insinuado ya, las múltiples ambiciones narrativas y discursivas de Secretos de guerra están lejos de saldarse con formas convincentes; la escena sin ulteriores consecuencias en que Tuur descubre qué abarrota los vagones de mercancías y acaba con un peluche entre las manos, puede que sea una de las más redundantes, superfluas, del cine reciente; una demostración de inseguridad total en lo que se nos está contando en primer plano. Y no es de extrañar, dado que en ese primer plano abundan los tópicos dramáticos y emocionales. Pero el problema tiene que ver, además, con el hecho de que el guión escrito para la ocasión por Karen van Holst Pellekaan y puesto en escena por Dennis Bots se basa, y se nota en muchas ocasiones, en una novela, obra de un especialista en literatura para jóvenes, Jacques Vriens.

 De hecho, la propuesta es un intento por parte de Pellekaan, Bots y Vriens de repetir el éxito local de su anterior producción conjunta, Los chicos guays no lloran (2012) -inédita en cines españoles-; pero, en mayor medida aún que aquella, mezcla de romance púber y enfermedades terminales tan prolija como deudora de lugares comunes, Secretos de guerra solo propicia al concluir preguntas nada aconsejables para el seminario o el colegio, perturbadoras: ¿se trata de una película didáctica para los peques sobre los horrores nazis, o sobre el cine mainstream en torno a los horrores nazis? ¿Una película que inculca conciencia sobre los espantos acaecidos durante la Segunda Guerra Mundial, o sobre la actitud correcta, bonancible, sentimental, a adoptar al respecto tanto desde la pantalla como en el patio de butacas, en la estela de El niño con el pijama de rayas (2008) y La ladrona de libros (2013)?

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “LUGARES DE ABANDONO”

De Luis Javier Martínez

Las construcciones puede que sean los mejores testigos de la historia, y su conservación lo que más ayude a mantener vivo...


Podcast de cine: BUTACA VIP