El País

Crítica: Verónica Echegui borda el obsesivo instinto maternal de una invidente en la prometedora ópera prima de Roberto Pérez Toledo

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Seis puntos sobre Emma

Lo mejor:
La excelente composición de Verónica Echegui

Lo peor:
Algún que otro desliz sentimentaloide

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.8
10 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 11/05/2012
  • Director: Roberto Pérez Toledo
  • Actores: Verónica Echegui (Emma), Álex García (Germán), Fernando Tielve (Diego), Nacho Aldeguer (Ricky), Mariam Hernández (Lucía), Antonio Velázquez (Jorge)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Un impecable barniz de agridulzura cubre Seis puntos sobre Emma. Roberto Pérez Toledo, prometedor debutante, se ríe por no llorar o llora por no reír, según circunstancias. Su película habla de temas jondos, de problemáticas muy serias que, cuando tratadas en la gran pantalla, rara vez traspasase el umbral de la sensiblería telefílmica. Toledo sujeta con temple la sensibilidad desbordante del drama, y aunque ocasionalmente pierde el control del aparato (ese forzado happy ending en la vida amorosa del personaje de Marián Hernández, por ejemplo), la mejor virtud de su propuesta es el equilibrio entre la lágrima y la risa. Como en El truco del manco de Santiago A. Zannou, la discapacidad física no es un pretexto para buscar un tipo de complicidad facilona.

De hecho la ceguera que define la minusvalía de Emma no es física sino emocional. Lejos del buenismo ingenuo y manipulador que suele afectar a ficciones con discapacitados de por medio, inevitablemente tendentes al melodrama más tosco, Seis puntos sobre Emma instrumentaliza la discapacidad de sus personajes, despojándolo de las connotaciones sociales de perogrullo, como mero vertebrador emocional de una película que sabe reírse allí donde otras películas lloran.

El quid de la cuestión es la antipatía del personaje protagónico. Toledo no solo desafía la previsible empatía con el débil, sino que enfatiza los rasgos oscuros de la personalidad de Emma, una mujer egoísta, que utiliza a los demás jugando con sus sentimientos para poder salirse con la suya. En el fondo no hay un solo personaje noble u honesto entre los que conforman el núcleo duro de la dramedia; Seis puntos sobre Emma arranca amable, con media sonrisa grabada en la boca, pero secuencia a secuencia el gesto se tuerce.

Toledo se atasca más de una vez en la dinámica, un tanto forzada, de la terapia de grupo. Es en esas sesiones colectivas con el psicólogo donde la cinta cojea, orbitando alrededor de situaciones un tanto forzadas. Pero el drama cuaja coherentemente; no se buscan soluciones fáciles ni redenciones impostadas. Emma sueña con ser madre cueste lo que cueste, y su obstinada insensibilidad para salirse con la suya acaba estallando y dejando incontables daños colaterales a su paso. Seis puntos sobre Emma es una película sencilla y de óptimos sentimientos no adulterados (casi nunca) por la manipulación del drama. Mérito de Toledo y, más aún, de una impecable Verónica Echegui, la mejor actriz que ha dado a luz el cine español en años

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP