El País

Crítica: Guy Ritchie no logra estar a la altura de sí mismo en una secuela solo aceptable de una película muy buena

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Sherlock Holmes: Juego de sombras

Lo mejor:
El excepcional diseño de producción

Lo peor:
Que haga de la virtud rutina

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4
30 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 05/01/2012
  • Director: Guy Ritchie
  • Actores: Robert Downey Jr. (Sherlock Holmes), Jude Law (Dr. John Watson), Noomi Rapace (Sim), Stephen Fry (Mycroft Holmes), Rachel McAdams (Iren Adler), Jared Harris (Profesor James Moriarty), Kelly Reilly (Mary Morstan), Eddie Marsan (Inspector Lestrade), Geraldine James (Sra. Hudson), William Houston (Clarky)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Entre la transgresión y la caricatura media un espacio muy corto. Guy Ritchie se las ingeniaba en el primer Sherlock Holmes para estar más cerca de la primera que de la segunda, con Sherlock Holmes: Juego de sombras el equilibrio se rompe; la iconoclastia degenera en parodia. El director de Snatch (Cerdos y diamantes) cae aquí en la tentación de desfigurar al protagonista. Holmes es más un gadget que un personaje; su combustible es la acción y no el ingenio y el transformismo, la habilidad mortadeliana para el disfraz, el reverso bufonesco de este nada heterodoxo Holmes se desborda en Sherlock Holmes: Juego de sombras.

Es decir, que Sherlock Holmes era un Conan Doyle con anfetaminas y hormonas de crecimiento, Sherlock Holmes: Juego de sombras ya, simple y llanamente, no es Doyle ni pariente lejano; es, por contra, una película de acción postvictoriana de supervillano contra superhéroe con, si acaso, parecido razonable con un relato clásico detectivesco.

En la segunda entrega de la saga queda, sobre todo, el abalorio, el puñetazo, la persecución y la pirueta; los personajes, muy bien perfilados en el primer episodio, se diluyen aquí entre acrobacias visuales en un guión en el que la intriga y la deducción artística, claves que definen el éxito de la fórmula Doyle, son elementos absolutamente marginales.

Sherlock Holmes: Juego de sombras no es una mala película; el divertimento es, cuando menos, digerible y aceptable: Ritchie es un director con muchos recursos y la película no sestea cuando, paradójicamente, sí lo hace el descafeinado libreto. Pero no basta; el listón estaba muy alto, y el nuevo Sherlock Holmes hace bulto entre toda esa abrumadora mayoría de secuelas que no saben justificarse, que no hacen ningún favor al buen nombre de la película de la que se alimentan.

Salvan los muebles el impecable diseño de producción, la potente banda sonora y el oficio de Downey Jr. (que se repite mucho pero que siempre borda el papel de siempre) y Jude Law, acompañados por una Noomi Rapace meramente decorativa y un villano, Jared Harris, con sustancia decepcionantemente escasa que no resiste, ni por asomo, las comparaciones con su insigne predecesor; Mark Strong

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará en septiembre.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP