El País
Imprimir

Crítica: ¡Todo tiene que pasarme a mí!.

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Si decido quedarme

Lo mejor:
Chloë Grace Moretz, a la que en EE.UU. empieza a considerarse veneno para la taquilla, pero que sabe llevar con soltura el peso protagónico de la película.

Lo peor:
Mireille Enos, con la voz y los ojos velados aún por toda la droga que consumía en Sabotage, ejerciendo de madre amantísima. Perturbador.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
2 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 19/09/2014
  • Director: R.J. Cutler
  • Actores: Chloë Grace Moretz (Mia Hall), Mireille Enos (Kat Hall), Liana Liberato (Kim Schein), Lauren Lee Smith (Willow), Jamie Blackley (Adam), Stacy Keach (abuelo), Aisha Hinds (enfermera Ramirez), Aliyah O´Brien (Emt), Joshua Leonard (Denny Hall), Chelah Horsdal (Liddy), Jakob Davies (Teddy Hall), Gabrielle Rose (Gran)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: Pendiente por calificar

+ info

Este debut en el ámbito de la ficción cinematográfica de R.J. Cutler, director del famoso documental The September Issue (2009), se acoge a dos ámbitos creativos hasta cierto punto complementarios. Por una parte, el relato de alta intensidad emocional -que inspira a menudo un best-seller literario, obra en este caso de Gayle Forman- dirigido a "young adult", espectadores nacidos con el tumultuoso siglo XXI y necesitados, por tanto, de nuevas brújulas culturales que orienten su despertar al mundo. Y, por otra parte, el de la fábula religiosa o, como mínimo, espiritual -no faltan en Si decido quedarme ni experiencias extracorpóreas ni luces celestiales al final de túneles-, que, al menos en el ámbito del cine estadounidense, lleva marcando desde hace un tiempo sin mucho disimulo el compás moral de lo popular.

 La protagonista de Si decido quedarme es Mia (interpretada por Chloë Grace Moretz), una adolescente introvertida y virtuosa en la práctica del violonchelo, que no encuentra demasiada comprensión ni por parte de sus padres -antiguos integrantes de la escena musical grunge- ni por parte de Adam (Jamie Blackley), su primer novio formal, del que se halla perdidamente enamorada pese a que es líder de una banda de rock. Estos quebraderos de cabeza, a los que se suma una posible admisión en un prestigioso conservatorio neoyorquino que explicitaría de concretarse todas las tensiones latentes en su entorno, pasan a tener una importancia relativa cuando Mia y su familia se ven envueltos en un grave accidente de tráfico. Entre la vida y la muerte, la joven, merced a su voz en off y sus paseos fantasmales por las estancias del hospital en que ella y los suyos han sido ingresados, nos hace partícipes de lo que ha sido su existencia hasta entonces, las preocupaciones apuntadas, y sus cavilaciones en torno al sentido de nuestro paso por la Tierra cuando todo aquello que había cimentado nuestra identidad y nuestras expectativas salta por los aires.

 Como puede apreciarse, Si decido quedarme hace gala tanto a nivel argumental como formal de unas ambiciones que, ya es hora de decirlo, se estrellan contra la confusión de que son víctimas Shauna Cross -guionista previamente de la recomendable Roller Girls (2009) y de la atroz Qué esperar cuando estás esperando (2012)- y el citado R.J. Cutler. Desde los primeros minutos de película, se confunden en pantalla intereses narrativos y registros fotográficos, sin que quede nunca demasiado claro qué se nos pretende contar ni, sobre todo, su necesidad y propósito de cara a la decisión trascendental que ha de tomar Mia, enunciada en el título de la película. Las escenas que describen las relaciones de la adolescente con su familia y su romance con Adam no calan en el ánimo, las metáforas en torno a la música son banales y artificiosas, y los descubrimientos y reacciones en el hospital por parte de la Mia desdoblada en presencia incorpórea llegan a producir vergüenza ajena por su efectismo.

 En este sentido, puede que lo peor de Si decido quedarme no sea que trata de disparar en cien direcciones y no acierta en ni uno solo de sus objetivos, debido a lo catastrófico de su escritura y su montaje; ni que, en el contraste entre Mia y quienes la rodean, se perciba un reaccionarismo ideológico casi tan burdo como el de la reciente Líbranos del Mal (2014). Lo más enojoso de la película acaba siendo que, en su intento por hacer del personaje principal una adolescente estereotípica, esta queda reflejada como una criatura narcisista casi hasta el extremo de lo sociopático; de esas que exclaman cuando sucede algo terrible a sus seres queridos "¡Todo tiene que pasarme a mí!", y fantasean con la reacción culpable y atormentada de los demás si ellas desapareciesen.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP