El País

Crítica: Principios inamovibles

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Sin hijos

Lo mejor:
Un desenlace conciliador pero que no traiciona las posturas antagónicas de los protagonistas

Lo peor:
Es un trabajo tan correcto como impersonal

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.2
17 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia romántica
  • Fecha de estreno: 14/08/2015
  • Director: Ariel Winograd
  • Actores: Diego Peretti (Gabriel), Maribel Verdú (Vicky), Guadalupe Manent (Sofía), Horacio Fontova, Martín Piroyansky
  • Nacionalidad y año de producción: Argentina, España, 2015
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

En Cara de queso (Mi primer gueto) (2006), su modesta ópera prima, Ariel Winograd recuperaba recuerdos de su infancia, relatando, en la frontera improbable entre la ternura y la causticidad, una serie de experiencias que tuvieron lugar en el country club donde pasaba los veranos con su familia. Una producción de filiación autobiográfica que, pese a la tosquedad típica del debutante, se erigía en exhibición no solo de un talento innegable para la elaboración del gag, sino también de una mirada venenosa a la clase media judía bonaerense, con sus obsesiones, complejos e hipocresías a pequeña y gran escala.

 Aunque su segundo filme, Mi primera boda (2011), se inscribiera ya en el mainstream, en sus imágenes y dialogos podíamos rastrear la huella de un autor en ciernes, capaz de imbuir un proyecto netamente comercial -aunque su punto de partida sea, nuevamente, vivencial- de una marcada personalidad a la hora de escenificar las relaciones sociales, familiares y sentimentales de unos seres visiblemente desorientados, que transitan su cotidianeidad como autómatas averiados. Siendo su producción más redonda hasta la fecha, Mi primera boda terminó por abocar a un cineasta prometedor a la artesanía como modo casi exclusivo de subsistencia en el circuito de multisalas argentino.

 En la hilarante cinta de robos Vino para robar (2013) trabaja sobre el libreto ajeno de Adrián Garelik, ofreciendo un producto, si bien encantador durante sus primeros compases, despojado de cualquier traza reconocible de los estilemas y temáticas más afines a sus largometrajes previos. Semejante diagnóstico podríamos aplicar a Sin hijos, su último estreno hasta la fecha, una coproducción hispano-argentina escrita por Mariano Vera y Pablo Solarz que llega a nuestras salas tras su rotundo éxito en el país sudamericano.

 El auge popular de la comedia romántica en Argentina, sumado a la presencia de un actor con tirón -salta a la vista que muchas escenas han sido escritas a la medida del histriónico Diego Peretti-, explican, al menos parcialmente, el calado de Sin hijos en la audiencia. Nos hallamos ante la arquetípica crónica amorosa en la que uno de los implicados intenta ocultar, a toda costa, su condición al otro, dando lugar a innumerables enredos. Él, Gabriel (Peretti), tiene la oportunidad de empezar a salir con la chica de la que llevaba veinte años enamorado, Vicky ( Maribel Verdú). Lo único que se interpone entre ambos es Sofía (Guadalupe Manent, niña prodigio que se dio a conocer en un programa televisivo de variedades), la hija de Gabriel, pues Vicky no soporta a los críos.

 Como adelantábamos unas líneas más arriba, Sin hijos es una obra átona, de formas insípidas y ya sin rastro de ese primer Winograd que, tiempo atrás, insufló energía y carácter a un género, en su vertiente rioplatense, lamentablemente anquilosado. En todo caso, la película se ve sin desagrado -eso sí: los haters de Peretti tendrán más de una ocasión para tirarse de los pelos-, está construida con oficio -si exceptuamos la bochornosa escena ambientada en el bosque-, resulta intermitentemente graciosa y no desanuda su conflicto central en un happy ending aparente y falaz.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP