El País

Crítica: Sitges Tour: The Target. "La decadencia de un modelo"

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha: 06/03/2015
Sitges Tour

Lo mejor:
Los aspectos técnicos

Lo peor:
También un estreno de procedencia surcoreana puede ser superfluo

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2
4 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Ciencia-ficción
  • Fecha de estreno: 06/03/2015
  • Nacionalidad y año de producción: E.E.U.U, 2015
  • Calificación: Pendiente por calificar

+ info

El cine surcoreano de intriga se halla en estado creativo terminal. Vistas con perspectiva, Encontré al Diablo (2010) y  The yellow sea (2010) constituyeron espectaculares cantos del cisne para un movimiento que, en años anteriores, había revolucionado el panorama del thriller, y que, precisamente hace un lustro, empezaba a manifestar signos de agotamiento ejemplificados por la autocomplaciente y manierista  El hombre sin pasado (2010).

Películas como Cold Eyes (2013) y A Hard Day (2014) todavía propician que algunos críticos afirmen que el cine de género producido en el país asiático mantiene el pulso e, incluso, que es susceptible de reverdecer antes o después las calidades de clásicos contemporáneos como Oldboy (2002) o Memories of Murder (2003). Pero, en ellas, como en  The Berlin File (2013), Montage(2013) o el título que ahora nos ocupa, se perciben una afectación y un sesgo mecanicista, unas rutinas derivadas de la mercantilización del fenómeno, que hacen difícil pensar en una regeneración artística, ligada obligadamente a grados de locura que uno no sabe si pueden permitirse ya las productoras surcoreanas.

The Target: El objetivo representa, de hecho, todo lo contrario, la cumbre del acomodamiento. Se trata, como la citada Cold Eyes, de un remake, en esta ocasión de la realización francesa  Cuenta atrás (Fred Cavayé, 2010). Su guionista y director, acogido al pseudónimo Chang, tiene un currículum poco o nada destacable en el ámbito cinematográfico, aunque goza de cierto prestigio como realizador de videoclips. Y el argumento de la cinta original ha sido readaptado a la medida de una estrella local en ascenso, Ryu Seung-Ryong, lo que provoca desequilibrios narrativos.

En todo caso,  The Target: El objetivo respeta el grueso de lo que contaba  Cuenta atrás. Un médico y un ex-mercenario tendrán que unir fuerzas para encontrar a lo largo de treinta y seis horas a la esposa del primero, embarazada y secuestrada, y para desentrañar un complot criminal que salpica a las fuerzas del orden. Aparte la relevancia inédita del personaje que encarna Ryu, hay otros aspectos que diferencian este film del original; más aun, que delatan pronto la procedencia de la película para quien esté familiarizado con esta cinematografía: dilución del protagonismo entre varios personajes, derivas y hasta paréntesis narrativos que no implican una resolución, un intento por humanizar a los caracteres que en la práctica supone en muchos momentos la mera apelación a claves melodramáticas, y arrebatos de violencia y sadomasoquismo más o menos extemporáneos, que buscan menos descabalar nuestras ideas preconcebidas en torno a las criaturas de ficción que epatarnos como público.

En todo caso, dichas peculiaridades están lejos de ser llevadas al extremo en  The Target: El objetivo, al fin y al cabo un producto para multisala, tanto da si oriental u occidental. La película alterna de manera formulaica escenas de tiroteos, palizas y persecuciones; presuntas sorpresas; y momentos de intensidad emocional. Y la dirección de Chang, deudora del montaje y una fotografía en monocordes tonos azulados, es totalmente cómplice de ello. Así las cosas, pretendiéndose el colmo de lo trepidante, el tipo de propuesta que como suele decirse aspira a tener al espectador en vilo desde el primer minuto al último,  The Target: El objetivo acaba por ser cansina. En tanto nueva versión, puede ser considerada sin problemas superior a su predecesora –la mejor película de Fred Cavayé, y con diferencia, es Cruzando el límite (2008), objeto a su vez de unremake estadounidense–, debido al mayor empaque de sus imágenes; pero, estas, en ningún caso, serán capaces de procurarle a  The Target: El objetivo la supervivencia en la memoria, más allá del taquillazo coyuntural que ha obtenido en su país de origen, y el fervor acrítico que le profesarán los amantes del cine popular asiático.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP