El País

Crítica: Adaptación visualmente envolvente del legendario cómic de Robert E. Howard con las costuras y los referentes estéticos demasiado a flor de piel

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Solomon Kane

Lo mejor:
Visualmente es una película muy respetable

Lo peor:
Huele a refrito por todos los costados

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
18 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 01/01/2010
  • Director: Michael J. Basset
  • Actores: James Purefoy (Solomon Kane), Pete Postlethwaite (William Crowthorn), Max von Sidow (Josiah Kane), Jason Flemyng (Malachi), Rachel Hurd-Wood (Meredith Crowthorn), Mackenzie Crook (padre Michael)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, Republica Checa, Francia, 2009
  • Calificación: No recomendada menores de 13 años

+ info

"Solomon Kane" padece el síndrome de las películas hechas ´a imagen y semejanza de´. Se parece a muchas pero no tiene el nivel de casi ninguna de ellas; intenta codearse con la crema del cine de acción fantástico jugando en la liga de los títulos de gran presupuesto, opero se le ven las costuras y el halo de refrito menor de atmósferas góticas mucho más elaboradas y genuinas que ésta. Es un proyecto lleno de intenciones nobles, pero su militancia en la serie B no es una postura estética o una cuestión de principios, que también; es, por el contrario, el lugar que le corresponde por no saber ser otra cosa con credenciales mejores.

Co-producción multieuropea, reivindicación entre las nuevas generaciones de la figura esencial de Robert E. Howard, la película de Michael J. Bassett se acomoda con mucha dignidad en los márgenes de un presupuesto exiguo (45 millones de dólares) para una producción de estas características. Visualmente "Solomon Kane" aprueba con nota, sin necesidad de inundar la pantalla de ilusiones computerizadas a diestro y siniestro. Es decir, que en el cómputo de los méritos es de justicia dar bola a la excelente factura de una película que exprime lo que tiene hasta donde puede ser exprimible. El problema es que el vistoso carrusel de imágenes esconde mediocridad a espuertas debajo del notable balance relativo a la práctica totalidad de apartados técnicos (los efectos visuales son, francamente, un tanto irregulares).

Bassett no anda sobrado de imaginación, y más allá del universo Howard la recreación plástica de la fantasía postmedieval sucumbe a la tentación de hacerse notar a base de muletillas visuales. "Solomon Kane" es, en casi todo, un híbrido pobre de "Van Helsing" y "El Señor de los Anillos", porque el antihéroe no es sino un pariente cercano y canalla del primero y del Aragorn de la segunda. La vuelta de tuerca es el giro hacia lo oscuro y lo siniestro; el antihéroe es un genial inadaptado hiperviolento ebrio de muerte y sombras del demonio en busca de una redención que se antoja más bien difícil. Bassett explota con gracia el período bisagra en el que se ambienta la ficción, en la tardo Edad Media en los albores de la era de la pólvora en los que el chasquido del mosquete se confunde con el brillo metálico de los sables. Por eso la película, con todo, tiene su aquel, a pesar de ir a rebufo de un montón de mitos ajenos.

Entre tanto paisaje precioso y delicias fotográficas sombrías e invernales, cojea la cinta por el carisma escaso de su insípido (aquí) protagonista, un James Purefoy que explota con escasa suerte un sinfín de parecidos razonables echándose sobre los hombros una película de esas que engordan porque no matan. Diagnóstico final: se deja mirar si uno no anda con la exigencia recién afilada.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP