El País

Crítica: La cara b del icono

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Steve Jobs

Lo mejor:
Una dramaturgia sulfúrica e impecable

Lo peor:
Un desenlace algo blandito

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
30 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Biográfica
  • Fecha de estreno: 01/01/2016
  • Director: Danny Boyle
  • Actores: Michael Fassbender (Steve Jobs), Kate Winslet (Joanna Hoffman), Seth Rogen (Steve Wozniak), Jeff Daniels (John Sculley), Michael Stuhlbarg (Andy Hertzfeld), Katherine Waterston (Chrisann Brennan), Sarah Snook (Andrea Cunningham)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Para abrir en canal y diseccionar a un tipo tan complejo como Jobs, nada mejor que una tragedia teatral clásica, tripartita y a quemarropa, de distancias cortas, una pieza en tres tiempos en la que la vanidad y la grandeza del visionario Jobs queda retratada en tres dimensiones, con un grado de profundidad más que notable. El soberbio guion de Aaron Sorkin desmenuza al personaje en tres actos vitriólicos, bocetando una brillante semblanza de la personalidad del hombre, y pasando olímpicamente de la celebridad del icono y de los farragosos chascarrillos biográficos.  Steve Jobs es un no-biopic que retrata al genio de marketing entre bambalinas, fuera de plano, en plan off the record, cotilleando detrás del telón a hurtadillas, poniendo la cámara donde ningún biógrafo serio la pondría, y esquivando con elipsis la crónica del Jobs trillado que con tan académica torpeza deconstruyó Joshua Michael Stern en el punible biopic protagonizado por  Ashton Kutcher.

Se trata de una película de arquitectura dramática impecable, que bucea entre cajas y camerinos de un teatro en el que el Dios Jobs se prepara para recibir un baño de masas mientras sus demonios y fantasmas le visitan antes de la función.  Danny Boyle se descuelga con un impecable drama en tres actos, que husmea entre las luces y sobre todo entre las sombras de este formidable visionario y, sobre todo, infatigable genio del marketing. Lo hace a través de la condescendencia endiosada del tipo ebrio de sí mismo, cuyas vergüenzas quedan al descubierto a través del escrutinio al que le someten las personas más importantes de su vida, personal y profesional, desde su hija Lisa hasta su mano derecha Joanna Hoffman (espléndida  Kate Winslet, para variar), pasando por Wozniak, Sculley y Hertzfeld, los tres vértices del triángulo Apple del que Jobs era el centro, los cómplices del ascenso, caída y resurrección del padre de las computadoras de la manzanita.

El Jobs de Boyle es un ególatra de tomo y lomo, un trilero, un genio devorado por la magnitud de su obra, un tipo de esos que para ganar el mundo está dispuesto a perder su alma. Un personaje, pues, poliédrico, que emerge de entre sus propias sombras en una ficción audaz, provocadora, brillante en lo estructural, que pone además de relieve, una vez más el inagotable talento de un  Michael Fassbender con coartada inmejorable para llevarse el Oscar. Boyle le toma el pulso al personaje eludiendo la planicie crónica de la hagiografía con uno de los mejores retratos fílmicos de un tipo de carne y hueso que se recuerdan en los últimos años, a la altura, como poco, del Bob Dylan de Todd Haynes en la memorable  I´m Not There.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP