El País

Crítica: John Curran dibuja un triángulo pasional-psicológico de corto recorrido, incapaz de definir la naturaleza de la historia que quiere contar

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Stone

Lo mejor:
El contexto alrededor del personaje de De Niro

Lo peor:
Que Curran no tiene claro qué película quiere filmar

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.5
18 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 22/10/2010
  • Director: John Curran
  • Actores: Robert De Niro (Jack), Edward Norton (Stone), Milla Jovovich (Lucetta), Frances Conroy (Madylyn)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2010
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Hay en Stone un sustancial problema de foco. Por un lado la película amaga formas de thriller carcelario, por otro apunta en la dirección del thriller psicológico, por otro del drama pasional a tres bandas, y por otro suguiere un tenebroso estado de la cuestión social y política, concerniente a la América reaccionaria del integrismo republicano y cristiano. John Curran abre múltiples puertas pero no cierra ninguna. Su última película flota en una conceptualización difusa, buscando el norte pero sin suerte, empantanada en un abanico de ideas potencialmente fértiles que chocan entre sí violentamente volando por los aires cualquier destello de ficción coherente, de drama acompasado.

Curran tiene tres buenos personajes entre manos, pero no sabe cómo hacerlos convivir; no hay demasiada química entre los tres actores protagónicos porque cada uno de los tres personajes que defienden parecen operar en un nivel de complejidad y motivación exageradamente distinto e incompatible. Hay un tapiz bajo la volcánica trifulca que se traen el agente de la condicional, el recluso y su mujer que sostiene una reflexión lúcida sobre la radicalicalización tóxica que implica cierta idea imperante de lo americano. Curran juega bien en ese nivel, presentando la muerte en vida de un hipócrita integral, un talibán civilizado hundido en los remordimientos maquillados bajo una inerte vida religiosa que vertebra su impresentable vida social y adorna el monumental fracaso de su matrimonio.

De Niro se esmera en poblar de matices el retrato de ese desgraciado adicto los sermones y a las armas, cuya reprimida sexualidad explota en la negación permanente de su entorno. Es el contexto infumable de ese infeliz, los silencios que sostienen su vida sentimental, su compulsivo moralismo y la frustración radicalizada que se le adivina a cada paso lo que dota a "Stone" de fundamento intermitente.

Pero hay dos problemas: el primero es que el De Niro de ahora es una sombra de sí mismo, un manojo de tics y muletillas gestuales; el segundo es que Curran no sabe sacar partido al único as que tiene en la manga. Hay en ese submundo de mentiras, rencor y misa materia prima para un gran personaje y una gran película, pero la historia que Curran quier contar es otra, la de un preso manipulador que quiere dejar la trena con ayuda de su fogosa esposa, capaz de seducir al diablo con tal de salirse con la suya. Norton hace de Norton, incapaz de cogerle el pulso al personaje y obrando la misma progresión/transformación de villano a héroe y viceversa que tanto juego le ha dado en su carrera, pero que ya cansa.

Curran insiste en la dimensión más histriónica del protagonista de American History X perdiéndose en lo irrelevante, o fingiendo relevancia donde no la hay. El relato está sensiblemente desequilibrado, y el trío no acaba de funcionar; fundamentalmente por la descompensación acusada entre subtramas. Curran le quita minutos al vis a vis metafísico entre De Niro y Norton, que es donde está la chicha, y se los da a un improbable calentón de tercera edad, esbozando un discurso plano a vueltas con el sexo, la moralidad y la culpa que rompe la continuidad del tronco principal de la trama en beneficio de Milla Jovovich y en perjuicio, en definitiva, de la película.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP