El País

Crítica: Retóricas de la imagen

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Taxi Teherán

Lo mejor:
Es una de las películas más inteligentes jamás filmadas en torno a los roles del audiovisual en la contemporaneidad

Lo peor:
Nada

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
41 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 09/10/2015
  • Director: Jafar Panahi
  • Actores: Jafar Panahi (Jafar Panahi),
  • Nacionalidad y año de producción: Irán, 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Aunque la justicia iraní sentenció a Jafar Panahi, cinco años atrás, a no volver a filmar películas durante veinte años, el autor de El globo blanco (1995) se las ha arreglado para rodar hasta tres desde entonces. Taxi Teherán, comedia de tintes costumbristas que se reinventa persistentemente en su propia indefinición, se alzó con el Oso de Oro en el pasado Festival de Berlín. El valor reivindicativo del galardón es evidente, pero no dejar de ser, asimismo, el justo reconocimiento para un largometraje único y magistral.

 Si al final de la extraordinaria Esto no es una película (2011), Panahi rompía con su ensimismamiento a través de un dilatado plano secuencia que volvía a situarlo ante el mundo, en este ejercicio de cine en directo viaje por las calles de Teherán como taxista, regresando, entre el desconcierto y la curiosidad, a la ciudad en la que se desarrollan el grueso de sus producciones. Un vehículo cuya condición de exclusiva ventana hacia el exterior alude a las necesarias limitaciones con las que uno lidia cuando intenta radiografiar una realidad mutante, que siempre se presenta incompleta y fragmentaria. Pero también habla de los obstáculos expresivos con los que lucha Panahi, dada la situación creativa por la que pasa actualmente, y que le obliga a disfrazar su último proyecto con los atavíos de un reportaje televisivo.

 Un sardónico sentido del humor recorre la narración, plena en malabares intertextuales y articulada, como es habitual, en torno a los espacios. Quienes los transitan trazan los contornos dramáticos de Taxi Teherán, filme siempre provocativo y (auto) reflexivo: la sobrina del director, su abogada, un vendedor de DVDs y CDs piratas, un honesto atracador o una profesora universitaria. Pese a la conseguida apariencia de relato líquido y travieso, Panahi nos ofrece otro fascinante ejercicio de metarrealismo; es decir, una exploración de las estrategias de representación de aquello que llamamos "realidad". Un tema que ha ido adquiriendo peso a medida que su carrera avanzaba, pero cuya relevancia era ya ineludible en El espejo (1997). El gran hallazgo de Taxi Teherán es que su máximo responsable nunca había llegado tan a fondo a la hora de meditar acerca del valor de las imágenes en un presente donde su preeminencia arroja luz a propósito de lo que consensuamos como real e irreal, aceptable o censurable. La indiscernible frontera entre documental y ficción, asegura esta obra maestra, es esencialmente una estrategia que invoca un dilema de una relevancia mucho mayor: cuál es la posición ocupada por las imágenes frente a la retórica del poder establecido. Un discurso cuya actualidad y fragor revulsivo trasciende las fronteras del territorio en el que ha sido gestado.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP