El País

Crítica: Espectacular muestrario de postales irlandesas como fondo exótico de una comedia romántica tópica y rutinaria hasta el dolor

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Tenías que ser tú

Lo mejor:
Los precioso paisajes irlandeses

Lo peor:
Prácticamente todo lo demás

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
2 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia romántica
  • Fecha de estreno: 25/06/2010
  • Director: Anand Tucker
  • Actores: Amy Adams (Anna Brady), Matthew Goode (Declan), Adam Scott (Jeremy), John Lithgow (Jack Brady), Kaitlin Olson (Libby), Noel O´Donovan (Seamus), Tony Rohr (Frank)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., Irlanda, 2009
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Decepción ante el cariz que está tomando la carrera de Amy Adams. Actriz eternamente radiante, tocada por el halo etéreo ése que ilumina el rostro ofensivamente fotogénico de las estrellas atemporales de antaño, la protagonista de Encantada ha caido peligrosamente en las fauces del Hollywood infumable, secuestrada por comedias horteras y por merengues románticos de digestión imposible. Julie y Julia y Tenías que ser tú, horrendas ambas en su empalagoso registro, amenazan con quitárnosla. Porque quién la ha visto y quién la ve. Adams se pega aquí con los elementos muy mal aconsejada tratando de coger atajos y llegar al cenit por la vía rápida. Se pega, decimos, y sale muy mal parada, desfigurada.

Dos películas no son nada pero empezamos a habituarnos a la ñoñez crónica de disfraz de heroína romántica, de la cursilería devastadora de una encantadora sonrisa en conserva que no le imaginábamos. Ella no está para nadie y los demás tampoco. Tenías que ser tú es una horterada monumental de película. Repipi, plana y horrorosamente rosa, hace acopio indiscriminadamente de todas las situaciones-modelo de la comedia de encuentro-desencuentro amoroso trazando estereotipos universales con una vulgaridad desarmante.Anand Tuckerdesempolva todos los tópicos etnográficos de manual, todos los lugares comunes del choque de civilizaciones dibujando el enésimo cuento de hadas multinacional y paisajístico en el que una americana sofisticada, urbanita y superficial cae rendida, redención mediante, a los pies de un irlandés bronco, bucólico y agreste.

Tucker se imagina una Irlanda de parque temático columpiándose en el exotismo magnético de sus paisajes mientras se ceba sin piedad con la sobadísima cantinela de la dicotomía campo-ciudad, modernidad-tradiciones. Tenías que ser tú chupa rueda descaradamente de propuestas similares de hace cuatro días como Posdata: te quiero o la indecentemente mala La boda de mi novia, medio irlandesa la una y medio escocesa la otra.

Miradas intensas con olas rompiendo salvajes en un acantilado, en mitad de un vergel brumoso con pub rústico a la vuelta de la esquina y, cómo no, musiquilla celta para rematar la faena. Tenías que ser tú se mira con agrado por la hermosa colección de postales célticas que incluye el precio de la entrada. Lo demás da grima, por ñoño y previsible.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP