El País

Crítica: Spider-man in love

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro

Lo mejor:
Lo cuidada que está la dimensión emocional del relato

Lo peor:
Las manidas rutinas del cine de superhéroes

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.3
44 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 17/04/2014
  • Director: Marc Webb
  • Actores: Andrew Gardfield (Peter Parker / Spider-Man), Emma Stone (Gwen Stacy), Jamie Foxx (Max Dillon / Electro), Dane DeHaan (Harry Osborn), Campbell Scott (Richard Parker), Embeth Davidtz (Mary Parker), Colm Feore (Donald Menken), Paul Giamatti (Aleksei Sytsevich / Rhino), Sally Field (tía May), Martin Sheen (tío Ben), Chris Zylka (Flash Thompson), B.J. Novak (Alistair Smythe), Chris Cooper (Norman Osborn), Denis Leary (Captain Stacy), Kari Coleman (Helen Stacy)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

A desconcertante camino entre la secuela, la precuela y el remake puro y duro, The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro es la grotesca confirmación de una tendencia que se ha instalado en el universo de las franquicias hollywoodienses, que consiste en hacer pagar dos veces por el mismo producto, en revender la misma película una y otra vez hasta el empacho. Lo de la saga del hombre araña ya es para nota. Seis años después del estreno de la tercera entrega se inventan una excusa para resetearla, volver al comienzo y empezar de cero, sin demasiado disimulo. Así las cosas, huelga decir que The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro incurre en irritantes reiteraciones una vez y otra, que se hace fuerte tuneando los ingredientes de la franquicia de Sam Raimi con escaso decoro, sirviendo ejemplarmente a esa nueva filosofía Marvel que consiste en exprimir el mercado en modelo intensivo hasta que se agote y el público diga basta de puro hartazgo.

A juzgar por los números de taquilla esto está aún muy lejos de ocurrir, y como poco, toca dar las gracias a quienquiera que fuese el ideólogo del fichaje de Marc Webb para la nueva saga arácnida; puestos a vendernos la misma moto por segunda vez, mejor que el vendedor sea un tipo encantador y con don de gentes. Y es que, a pesar de la abusiva insistencia en viejos clichés y villanos, la nueva saga del hombre araña se distingue, no solo de su predecesora, sino del resto de seriales Marvel, en apreciable densidad del drama.

Si de algo adolecen las películas de superhéroes de hoy en día es precisamente de hecho. Coreografías de acción aparte, explosiones y gracietas a un lado, el armazón narrativo suele estar bajo mínimos, en el mejor de los casos. Hay excepciones, naturalmente, y la serie de "El Capitán América" apunta tímidamente en esa dirección, pero el segundo Spider-Man de Webb es, de largo, la cinta Marvel más anacrónica (en el buen sentido) de lo que va de siglo. Hay pantalla verde para aburrir y secuencias videoconsola como mandan los cánones, pero Webb mima mucho el conflicto identitario y emocional del héroe, concilia con acierto el jaleo digital con las pesquisas trágicas sobre el pasado que consienten, y eso es noticia, que el personaje evolucione a lo largo del metraje, que cuaje como vertebrador dramático de las piruetas, en medio de un atrezo romántico que no es moneda corriente en las películas del género.

El punto fuerte de The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro no son las prescindibles peripecias del héroe para despachar a dos villanos sin demasiada historia. La columna vertebral del show es la relación tormentosa e imposible, el vínculo trágico que une irremisiblemente las vidas de Perter Parker y su novia Gwen. La cinta, de hecho, se crece en las distancias cortas. Intuyes que en manos de un artesano de esos de la escuela de Michael Bay, el resultado sería contundentemente mediocre, pero Webb se trabaja a los personajes, da cancha a la cristalización del drama, y logra que su película parezca, gracias a ello, más una película de superhéroes de los 80 que una de los 2000, obsesionadas con el ruido y ajena a las leyes más elementales de la narrativa fílmica.

Cine de justiciero enmascarado con corazón, que abusa, creemos, de forzados, y no siempre acertados, golpes de humor, que es rara avis porque deja espacio a sus actores para que construyan personajes y tragedia. Lo demás es un enésimo más de lo mismo, pero el héroe tiene cuerpo y alma. Es decir, que no es imprescindible ser un fanático de los cómics Marvel para cogerle el punto a este Spider-Man con emociones, e insistimos, esto es noticia, a flor de piel.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

MARMITÓN, EL BISTRÓ DE LA LATINA

De Mapi Hermida

En esta ocasión, os vengo a contar un proyecto que he descubierto hace poco a pesar de su apertura a principios de año. Pa...

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “HITS & SOUL”

De Luis Javier Martínez

A menudo se juega con el doble uso de los términos  “Musica Soul” y “R&B” (rhythm and blues). Afinando lo más pos...


Podcast de cine: BUTACA VIP