Crítica: Rachel Weisz y Tom Hiddleton se aman a degüello en un excepcional y abismal melodrama, fotogtafiado con sensibilidad apabullante

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
The Deep Blue Sea

Lo mejor:
Rachel Weisz, enorme

Lo peor:
Que haya tardado tanto en estrenarse

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
13 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 07/09/2012
  • Director: Terence Davies
  • Actores: Rachel Weisz (Hester Collyer), Tom Hiddleston (Freddie Page), Simon Russell Beale (Sir William Collyer), Ann Mitchell (Mrs. Elton), Jolyon Coy (Philip Welch), Karl Johnson (Mr. Miller), Harry Hadden-Paton (Jackie Jackson), Sarah Kants (Liz Jackson)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, EE.UU., 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Hay en The Deep Blue Sea ecos del David Lean de Breve encuentro, del romanticismo hecho añicos de los melodramas de Doglas Sirk, pero perderse tras la pista de referencias cinéfilas más o menos explícitas sería no hacer justicia a lo que la cinta tiene de único, a saber, la privilegiada sensibilidad de Terrence Davies para esculpir el desaliento, para bucear en la desazón de un amor metamórfico, que tan pronto llena tus pupilas de dicha como, a continuación, te sacude y aplasta, dejándote en boca el insoportable sabor del reproche, de la imperfecta matemática de un sentimiento tan bello como atroz, tan liberador como opresivo.

The Deep Blue Sea es un melodrama de arquitectura excepcionalmente elemental. Una mujer de mediana edad hastiada de las rutinas de su matrimonio con un maduro pudiente, se refugia en los brazos de un perdedor irresistible, que dinamita su estabilidad emocional empujándola al abismo de la desesperación. Y es precisamente la modesta naturaleza de la ecuación lo que dota a la propuesta de tan ilimitada capacidad de tocar fibra.

En el fondo es todo muy simple; tres actores fuera de serie, el eco de un amor maldito resonando entre las paredes de una habitación sin vistas y la destreza de un director de excepcional talento para escarbar el alma rota de tres personajes en el abismo, más allá de las palabras, más allá de lo que susurran las miradas.

Con una puesta en escena excepcionalmente elegante, con una planificación envolvente, puntuada por un violín que penetra en cada encuadre con una vehemencia e intensidad irresistibles, en medio de un intercambio de miradas perdidas, de destructiva dependencia, de insano arrebato sentimental, cuaja, cual sinfonía triste, un romance aciago, aplastado por las bombas de un Londres bajo asedio, que pone de relieve fundamentalmente dos cosas: que Rachel Weisz es, como si hubiera dudas, la mejor actriz de su generación, y que, cómo no, las mejores historias son las que abultan menos. The Deep Blue Sea cala muy hondo limitándose a llorar con causa la eterna desdicha de un amor efímero, que no es sino, que diría Benítez Reyes, "el choque carnal de dos mundos vacíos, que desde entonces establecen su anómala armonía girando sobre sí, como planetas errabundos de dicha y de rencor".

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP