El País

Crítica: Las decisiones de Maese Jackson

  • Autor: Santiago Galán Álvarez
  • Fecha: 21/06/2010
The Lovely Bones

Lo mejor:

Lo peor:

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.6
22 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 26/02/2010
  • Director: Peter Jackson
  • Actores: Rachel Weisz (Abigail Salmon), Mark Wahlberg (Jack Salmon), Saoirse Ronan (Susie Salmon), Stanley Tucci (George Harvey), Jake Abel (Brian Nelson), Susan Sarandon (Grandma Lynn), Michael Imperioli (Len Fenerman), Reece Ritchie (Ray Singh)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2009
  • Calificación: No recomendada menores de 13 años

+ info

Resulta harto complicado abordar unas líneas sobre The Lovely Bones sin caer en el caos, pues eso mismo es la película, un heterogéneo y descontrolado puré de artificios y géneros cinematográficos cuyo único equilibrio reside en su constante capacidad para desconcertar y estimular a partes iguales. El film se erige como punto clave para descifrar el curioso caso de Peter Jackson, sujeto capaz de sacar punta a los suburbios del cine y salir airoso (sus inicios), de legar una obra maestra intimista y de 'auteur' como Criaturas celestiales o de sentar las bases del moderno cine espectáculo con la suprema El señor de los anillos, a diez años vista aún no superada.

Dicha capacidad le ha conducido a una encrucijada en donde debe elegir cultivar definitivamente el cine de masas y seguir comprobando cómo algunos papanatas le niegan el enorme mérito artístico que consigue o volcarse en otro supuestamente más personal y valioso. Ante su probado éxito en ambos decide echar toda la carne en el asador y fusionarlos. El problema es que sube tanto el fuego que la carne sale requemada. La culpa la tiene el mayor premio que un artista puede esperar, la libertad creativa, que Jackson consiguió merced a los réditos anulares y que tratándose de él es la única responsable de que su nueva propuesta resulte tan incierta, tan inaprensible, como ya lo fueran algunos pasajes de la trilogía tolkiana o de su King Kong.

El neozenlandés tiene un innegable talento, pero se le desparrama. Cree que puede saltar del retrato de psicokiller al suspense esquizoide lynchiano, del drama familiar en la mejor tradición americana al fantástico más 'kitsch' y exacerbado, del pastelón romántico adolescente al tenebrismo autorreferencial. Cree que puede hacerlo sin aparente orden, jugando a la reiteración y al montaje paralelo, y que la cosa funcione. Pero no funciona. Porque no se crea una médula espinal que articule el discurso y dé forma coherente al sentimiento del espectador, porque desorienta a unos actores que parecen no saber a lo que juegan (sólo Stanley Tucci se mantiene íntegro), porque es muy fuerte el choque provocado entre escenas magistrales como el arranque, el naufragio de los barcos con el dolor rabioso del padre, el allanamiento de la morada del asesino o el primer delirio 'post mortem' con otras bochornosas como la relamida recreación celestial (música obvia incluida) o la precipitada , igualmente relamida y mal explicada huida de la madre.

Jackson no conoce el límite que separa lo sublime de lo ridículo, y ofrece demasiado de los dos. Su peor enemiga es su hiperexpresividad. Cuando algo (o alguien) la controle dejará de ser un potro desbocado y podremos revivir sin interferencias los momentos más excelsos de su cine, que están también en The Lovely Bones, pero diluidos y opacados por una maraña de errores pretéritos no corregidos y decisiones dudosas y claramente desacertadas.

Valoración: **1/2

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP