El País
Imprimir

Crítica: Disney vuelve al abrigo de la animación 2D sin el brillo de los mejores días pero con la dignidad que echaba de menos en los peores

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Tiana y el sapo

Lo mejor:
La animación tradicional no ha muerto

Lo peor:
Alguna cursilería argumental de más

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.3
24 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Animación
  • Fecha de estreno: 05/02/2010
  • Director: Ron Clements
  • Actores: Bruno Campos (Prícinpe Naveen), Keith David (Dr. Facilier), Michael-Leon Wooley (Louis ), Jennifer Cody (Charlotte ), Jim Cummings (Ray), Peter Bartlett (Lawrence ), Jenifer Lewis (Mama Odie), Oprah Winfrey (Eudora), Terrence Howard (James), Anika Noni Rose (Tiana)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2009
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

El empuje imparable de la animación 3D instó a Disney hace ya un puñado de años a cerrar el chiringuito de la animación tradicional para dedicarse en exclusiva al cultivo del "nuevo" formato. Cerraron, no obstante, la puerta en falso, dejando mal sabor de boca y una piedra en el zapato. "Zafarrancho en el rancho" es una de las peores películas de los estudios de los tiempos modernos y los antiguos. Por otro lado el tiempo atempera los ánimos y nos demuestra que nada es definitivo; el irreversible final de la animación 2D no era tal; el cine se plegaba a la moda imperante pero antes o después la saturación de lo nuevo hace que lo viejo vuelva a ponerse de moda y Disney intuye que el momento es éste. Será éste o será otro, pero la noria de la animación 3D acabará hartándonos lo suficiente como para añorar el dibujo a lápiz antes o después; ahora o más adelante.

"Tiana y el sapo" busca así un nuevo público infantil para el musical de dibujos de toda la vida, y lo hace con la dignidad de antaño, lejos del flop sistemático de los últimos tiempos con una película tan lejos del nivel de los grandes títulos modernos y clásicos de la casa como de aquellos otros tan archivables y olvidables de los que ya casi nadie se acuerda. A caballo entre la inercia plana de un cuento de hadas tradicional, de príncipes y princesas encantadas, y un exuberante relato sureño empapado en la idiosincrasia cultural y musical de Nueva Orleans y aledaños, Disney consigue un curioso híbrido de formas y conceptos que sabe ganarse al público infantil y adulto con una puesta en escena de lo más creativa.

Hay además una galería de personajes secundarios a la altura: un cocodrilo trompetista que se muere por las jam sessions, una luciérnaga incurablemente romántica enamorada de una estrella y un logradísimo villano que invoca a las fuerzas del mal (a ratos, de hecho, la película se nos antoja un poco demasiado siniestra para los más pequeños) aunando todas las tradiciones mágico-paganas del mundo sureño norteamericano. El resultado es un cóctel curioso entre lo clásico y lo que no lo es, y aunque en más de una ocasión la historia patina, al calor de un puñado de canciones no particularmente inspiradas, hacia el perogrullo romántico, y un poco cursi, de los cuentos de hadas del año de la polka.

Al final pueden más las virtudes que los defectos y "Tiana y el sapo" es la feliz constatación de que, quizá, Disney debería volver a esmerarse en lo que mejor le sale, delegando definitivamente en Pixar la responsabilidad sobre el sector 3D de la empresa, mientras ellos resucitan el musical animado de toda la vida, conquistando a una nueva generación de potenciales clientes, que ya no ven el 3D como la excitante novedad revolucionaria y que, seguro, agradecerá evadirse de vez en cuando de tal atracón de Pixar en un formato que a sus ojos viene a resultar exótico.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP