El País

Crítica: Una historia de violencia.

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Tokarev

Lo mejor:
En algunos momentos llega a atisbarse en sus imágenes algo parecido a una película interesante.

Lo peor:
El director Paco Cabezas no ha tenido ni talento para realzar lo mejor del argumento, ni valor para exacerbar sus aspectos más absurdos

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
3 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Thriller
  • Fecha de estreno: 27/06/2014
  • Director: Paco Cabezas
  • Actores: Nicolas Cage (Paul Maguire), Rachel Nichols (Vanessa), Peter Stormare (Francis O´Connell), Aubrey Peeples (Caitlin Maguire), Jack Falahee (Evan), Elena Sanchez (Lisa), Weston Cage (joven Paul), Pasha D. Lychnikoff (Chernov), Michael McGrady (Danny Doherty), Sarah Ann Schultz (Miss Russell), Dawn Hamil (Amber)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., Francia, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Tokarev podría haber sido un drama criminal dirigido por James Gray; una tragedia social y familiar de resonancias griegas, en la estela de Little Odessa (1996) y La otra cara del crimen (2000). O uno de los primeros thrillers urbanos, sórdidos, que interpretase Charles Bronson, como América violenta (1973) o El justiciero de la ciudad (1974), que pusieron sobre el tapete en los años setenta del pasado siglo la tramoya sórdida del desarrollismo económico. O la tercera entrega de Venganza (2008), delirante cinta de acción con Liam Neeson que liberó de su represión ideológica a un público acogotado por la corrección política y la resaca post 11-S.

Pero Tokarev es todo eso y mucho menos. Porque está protagonizada por Nicolas Cage. Ese actor que hace tres lustros era un habitual en las ceremonias de los Oscar. Ese actor a quien errores financieros propios y una deriva impensable de la industria cinematográfica en la última década -que ha hecho de las películas de género, de clase media, un ámbito idóneo para la hibridación y la rareza- han abocado a la participación en cinco bazofias mutantes cada temporada, hasta hacer de él un icono basura. Todavía no está claro si títulos recientes como Joe (2013) sugieren que Cage está saliendo por fin del hoyo, o si ese drama de David Gordon Green constituye tan solo otro jalón, mejor considerado que los restantes, en la carrera vertiginosa del actor hacia el infierno, que únicamente Werner Herzog en Teniente corrupto (2009) nos permitió vislumbrar podía tener un sentido artístico, relativista, subversivo.

Por desgracia, Paco Cabezas, el director de Tokarev, no es Werner Herzog. Entre los dudosos méritos de Cabezas figuran, amén de ser sevillano -lo que hará se tenga en cuenta en España la película más de lo que merece-, el haber realizado previamente Aparecidos (2007) y Carne de neón (2010). Películas ambas que, más allá de una corrección formal que a estas alturas puede impostar cualquiera, que ya no es indicativa de valor ninguno, no manifestaban ni rasgos autorales discernibles, ni personalidad estilística, si exceptuamos recursos postmodernos propios de una cinefilia generacional mal entendida.

La incursión de Cabezas en Hollywood -o sus aledaños- se salda con una impotencia absoluta para concretar exitosamente en imágenes el guión escrito por dos expertos en subproductos, Sean Keller y Jim Agnew (Giallo, 2009). Un guión que, debe reconocerse, apuntaba sobre el papel unas ambiciones que se esfuman en pantalla. Con la historia de Paul Maguire (Cage), un prohombre de Alabama que, cuando su hija es secuestrada y las autoridades no se muestran lo debidamente efectivas en la resolución del caso, decide resucitar con imprevisibles consecuencias su pasado reclutando a colegas de fechorías juveniles para rastrear pistas en los bajos fondos de la ciudad, pretendían brindarnos una fábula noir llena de paradojas existenciales y dilemas morales, que remitiese a títulos como los mencionados al principio de esta crítica y otros como Mystic River (2003) y Una historia de violencia (2005).

Sin embargo, lo paupérrimo del diseño de producción y la fotografía digital; las salidas de tono en forma de una violencia extemporánea y situaciones inverosímiles hasta lo ridículo; y un Nicolas Cage enajenado, que no parece participar de la ficción sino caminar sonámbulo por una pesadilla de la que quisiese escapar puntualmente entre alaridos, hacen de Tokarev un desastre en toda regla, al que Paco Cabezas asiste impertérrito con su cámara, como si aquello no fuera con él. Su mojigatería, sus medias tintas, hacen que Tokarev esté lejos de ser tan mala como para acabar resultando buena; que sea incapaz de representar una inversión cinematográfica de valores. Dos o tres escenas nos hacen pensar que asistimos a un ejercicio paródico, algún arrebato de Cage merece desde ya pasar a los anales de YouTube. Pero, malabarismos analíticos o irónicos aparte, la película es simplemente una de las peores que el espectador tendrá la desgracia de echarse a los ojos en 2014.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará en septiembre.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

ADIÓS A PETER GREEN.

De Luis Javier Martínez

Peter Green (Peter Allen Greenbaum; 29 de octubre de 1946 – 25 de julio de 2020)  cantante, compositor y guitarrista...


Podcast de cine: BUTACA VIP