Crítica: Danny Boyle imprime su huella en el psicothriller con una intriga de sólidos cimientos que revela el talento oculto de una hipnótica Rosario Dawson

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Trance

Lo mejor:
Rosario Dawson

Lo peor:
Que acaba por volverse algo repetitiva

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
15 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 14/06/2013
  • Director: Danny Boyle
  • Actores: James McAvoy (Simon), Vincent Cassel (Franck), Rosario Dawson (Elizabeth), Danny Sapani (Nate), Matt Cross (Dominic), Wahab Sheikh (Riz), Mark Poltimore (Francis Lemaitre)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Durante algunos minutos nos reencontramos con el Danny Boyle de los orígenes. Trance arranca como un frenético thriller de atracos, proponiéndose como un vástago lejano del mismo Boyle de Trainspotting o A tumba abierta, pero en verdad es todo un señuelo. Muchos años en medio como para esperar un retorno plano a las raíces. No, de hecho, Boyle se lo pasa bomba jugando al despista. Ni Trance es un Boyle a la manera de antaño ni el cuadro de Goya en torno al cual gira todo el grueso del suspense (o no), es otra cosa que un sofisticado McGuffin, una pista falsa que maquilla las verdaderas intenciones del director de Slumdog Millionaire.

La intriga no está en realidad en el enigmático paradero del cuadro, sino en el viaje alucinante a la mente y al subconsciente de James McAvoy, en ese perverso triángulo rectángulo cuyo vértice son los métodos y ardides de una hipnoterapista que además es el motor de un peligroso juego de pasiones cruzadas. Boyle no es un director convencional, y Trance no es, ni por asomo, la película que todos pensamos que va a ser una vez ojeados sus primeros compases. La intriga, decíamos, es subjetiva y estrictamente mental, y paso a paso, la cinta revela sus verdaderas intenciones proponiéndose como sofisticado psicothriller, no muy lejos del universo Nolan, del laberinto de identidades de Origen y el espejo de este sobre una realidad cuya verdadera cara siempre se nos escapa, siempre se escurre. Trance es un thriller con personalidad propia, un desafío a sí mismo de un director que no deja de reinventarse a cada paso y con cada película.

Visualmente envolvente, nobleza obliga, hipnótica tanto o más que las terapias de la arrolladora Rosario Dawson, Trance, es un neo-noir poliédrico y con mucha personalidad, en la forma y en el fondo. Tanta, que es de esas películas de las que es mejor no saber nada para sumergirse en ellas sin prejuicios ni expectativas. Boyle juega con nosotros a su antojo, reinventando en el empeño el icono americano de la mujer fatal, que entra en la era 2.0 de la mano de una espléndida Rosario Dawson, dosificando con mucho oficio los entresijos de una intriga, turbia y envolvente, que siempre camina un paso o dos por delante del espectador

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP