El País

Crítica: Ortopédico híbrido entre ciencia-ficción y romanticismo a expensas de una pareja protagonista incompatible

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Un amor entre dos mundos

Lo mejor:
El curioso diseño de producción

Lo peor:
Un guion imposible y la nula química entre los dos protagonistas

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
4 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 05/04/2013
  • Director: Juan Solanas
  • Actores: Jim Sturgess (Adam), Kirsten Dunst (Eden), Timothy Spall (Bob Boruchowitz), Jayne Heitmeyer (Ejecutiva), John Maclaren (Moderador), Holly OBrien (Paula)
  • Nacionalidad y año de producción: Canadá, Francia, 2012
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

De primeras la idea motriz tiene su aquel: la gravedad conspirando contra el amor; un romance prohibido entre los habitantes de un mundo, que en realidad son dos, en el que los que no están boca abajo están boca arriba y, claro, así no hay forma de amarse y cortejarse como dios manda. Un amor entre dos mundos es, de hecho, la perfecta ilustración de que etiquetar una película de original no es necesariamente un piropo. Es verdad que la película de Juan Solanas es única en su especia, que no se parece demasiado a casi nada, y que tiene un punto de genuina sofisticación futurista que, de salida, te entra por los ojos.

Pero en Un amor entre dos mundos confunden lo genuino con lo rebuscado, lo original, decíamos, con lo estrambótico. En medio de un entorno digital muy conseguido, si bien a ratos involuntariamente ortopédico, la cinta narra los desvelos de dos amantes condenados a una separación perpetua, ilustrando metáforas arriba-abajo de perogrullo, en busca de una receta para que las hostiles circunstancias dejen de sobreponerse a su tierno amor. Nada en contra del híbrido romántico y fantacientífico.

Lo malo es que el tono engolado y trascendente del elemental romance es incompatible con el sustrato futurista y fantacientífico. Es un claro ejemplo de ideas totalmente incompatibles, y la solemnidad del conjunto acaba generando un cóctel explosivo y más de un arranque de comedia involuntaria. Insistimos: rebuscada, que no original.

Sí, muy conseguido el envoltorio digital y, admitámoslo, la película desconcierta durante un rato, y eso, en sí, tiene su mérito. Pero el esqueleto sentimental es extrmadamente bobo, y la química, inexistente, entre Sturgess y Dunst, que no son actores de registro variado precisamente, es la puntilla, la gota que colma el vaso. Los personajes, y el dramón romántico, son engullidos por la sobredosis de pantalla verde. Es decir, que ni funciona el registro de ciencia-ficción ni funciona el registro romántico.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP