El País

Crítica: Nikolaj Arcel despacha un impecable drama de época que ilustra con criterio la apasionante dicotomía entre absolutismo e ilustración

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Un asunto real

Lo mejor:
Un guion que combina muy bien el drama íntimo con el drama histórico

Lo peor:
Su frialdad rígidamente clásica en algunos compases

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.9
22 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 01/03/2013
  • Director: Nikolaj Arcel
  • Actores: Alicia Vikander (Caroline Mathilde), Mads Mikkelsen (Johann Friedrich Struensee), Mikkel Boe Følsgaard (Christian VII), Trine Dyrholm (Juliane Marie), David Dencik (Ove Høegh-Guldberg), Thomas W. Gabrielsson (Schack Carl Rantzau), Cyron Melville (Enevold Brandt), Bent Mejding (J. H. E. Bernstoff), Harriet Walter (Augusta - Princesa of Gales), Laura Bro (Louise von Plessen)
  • Nacionalidad y año de producción: Dinamarca, 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Puede que el aparatoso formato de época con el que Un asunto real maquila su inquietante discurso le reste méritos a ojo de los críticos más sesudos. Nikolaj Arcel es un director clásico, que filma al servicio de la historia apareciendo, única y exclusivamente, cuando su concurso es absolutamente imprescindible. La clave del éxito de esta notable película danesa, candidata al Oscar como mejor película extranjera, es la solidez de un libreto con un atrezo social y político más atemporal y vigente de lo que sus formas de dramón dieciochesco sugieren.

En el libreto, decíamos, y la excelente prestación de un reparto en el que Mads Mikkelsen y la desconocida Alicia Vikander aciertan a llenar de matices las tribulaciones de sus atractivos personajes. Un asunto real es un drama de época prácticamente impecable; suntuoso en la puesta en escena, impecablemente ambientado y muy preciso equilibrando la dimensión íntima y sentimental del relato y la estrictamente histórica, que arroja luz con mucho fundamento sobre un duelo a muerte entre dos modelos incompatibles de entender el mundo.

Arcel alimenta el drama con una disyuntiva política apasionante, desplegada aquí, infiltrada en el tormentoso horizonte emocional de la cinta con admirable soltura. Es el eterno combate entre la oscuridad cerrada del absolutismo, del gobierno tiránico basado en dogmas monopolizados por la élite, y la luz de la alternativa ilustrada, esa que tanto y tan dramáticamente echamos de menos en estos tiempos siniestros de austeridad de recortes en esta Europa de dictaduras financieras.

Un asunto real habla, y con mucho criterio, de esa apasionante dicotomía entre el poder totalitario, ciego a las necesidades del pueblo, y al aire fresco del siglo de las luces, de los principios políticos y morales de Russeau, Voltaire y compañía en medio de un sugestivo esquema de historia-ficción que enfrenta los dos modelos de poder y que termina concluyendo una verdad ingrata: la luz rara vez tiene fuerza suficiente para doblegar el interés de quienes se mueven en las tinieblas.

Por todo ello, por la sólida construcción de personajes y la precisa definición de los conflictos, Un asunto real trasciende como cine histórico casi modélico. Quizá la equidistancia de Arcel respecto a lo que cuenta sea ocasionalmente más un problema que una ventaja, pero a la larga su película se defiende sola

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs