El País

Crítica: Un padre heroico, un zoo y un nuevo comienzo som los ingredientes de este melodramón familiar sin sentido de la medida

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Un lugar para soñar

Lo mejor:
Una historia emotiva per se

Lo peor:
Su estomagante sensiblería

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.6
11 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 30/12/2011
  • Director: Cameron Crowe
  • Actores: Matt Damon (Benjamin Mee), Scarlett Johansson (Kelly Foster), Elle Fanning (Lily Miska), Carla Gallo (Rhonda), Thomas Haden Church (Duncan Mee), Patrick Fugit (Robin Jones), John Michael Higgins (Walter Ferris), Stephanie Szostak (Katherine Mee), Angus MacFadyen (Peter MacCready)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2011
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Hollywood ha convertido el vacío materno en un lugar común del melodramón presente. John Cusack y Clive Owen ya lloraban amargamente la trágica ausencia de la parienta y el monoparentalismo forzoso en las desiguales La vida sin Grace y Sólo ellos. Cameron Crowe indaga en Un lugar para soñar en el mismo campo semántico a los pies de un padre coraje que vaga sin brújula por el infierno de la viudedad mientras intenta mantener en pie el núcleo familiar sin que colapse, arrastrando a los hijos hacia la luz de un balsámico reencuentro.

Sí, Crowe escarba exactamente en el mismo tiesto empapando su película de estereotipos ñoños de paternidad en crisis; a saber, un viudo ejemplar que no levanta cabeza y que no concibe levantarla, padre de una entrañable y risueña cría que da lecciones de vida y madurez a quienes le rodean y un hijo mayor adolescente que se recluye en sí mismo guerreando con el padre a quien elige inconscientemente culpable de la ausencia con que le toca lidiar.

Todo muy manido y previsible, muy Hollywood y muy pertinentemente acaramelado alrededor de una asombrosa historia de superación y redención que se nos vende verídica pero que no lo parece por culpa del sirope. Crowe va a degüello a por nuestras defensas más superficiales, arrastrándonos sin piedad por un mar de lágrimas y sarpullidos sentimentales dando cuerda a uno de los dramones familiares más emocionalmente manipuladores de este y otros años.El zoo es la excusa para una catarsis fucsia que daña las retinas.

"Un lugar para soñar" canta a los cuatro vientos, con una hondura sensiblera muy gruesa, que no hay nada mejor que la familia unida; y que después de la lluvia, literalmente, la tempestad amaina siempre y acaba saliendo el sol. Pero la comida se nos sirve ya masticada, los subrayados cuestionan la puntual honestidad del drama y lloramos a moco tendido a sabiendas de que lidiamos con una sensacional ración de merengue.

Hay que reconocer que la historia en cuestión es conmovedora, que su nada sutil romanticismo te engancha si tienes un día vulnerable y que Matt Damon y Scarlett Johansson son muy guapos y fotogénicos; pero también es verdad que Crowe nos emociona con malas artes, con clichés demasiado contundentes y con un epílogo llorón de juzgado de guardia. Repito, vale para arrojar unas lágrimas al aire recordando lo bello que es el amor y lo maravillosa que es la familia; pero de no ser por el lujoso reparto podríamos estar hablando tranquilamente de un filme de sobremesa televisiva.

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs