El País
Imprimir

Crítica: Insípida y monótona comedia de enredo triangular sobre piadosas mentiras y sus consecuencias

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Una dulce mentira

Lo mejor:
Los baldíos esfuerzos de Nathalie Baye

Lo peor:
Es rutinaria hasta el hartazgo

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4
3 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 15/04/2011
  • Director: Pierre Salvadori
  • Actores: Audrey Tautou (Émilie Dandrieux), Nathalie Baye (Maddy Dandrieux), Sami Bouajila (Jean), Stéphanie Lagarde (Sylvia), Judith Chemla (Paulette), Patrice Bouret (Monsieur Pastor)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2010
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

La comedia popular francesa cada vez se parece menos a sí misma y más a la del otro lado del Atlántico. Privada, o casi, de ese toque de distinción autóctono que, por definición, habría de distinguirla en el sobrepoblado universo de las comedias románticas, Una dulce mentira se complica poco la existencia. Pierre Salvadori, maestro de la intrascendencia cómico-sentimental transpirenaica aplica aquí el mismo molde ya utilizado en Un engaño de lujo para rellenar hora y media de cine evasión programado para autodestruirse con el encendido de luces.

Todo es extremadamente previsible y rutinario en esta perezosa concatenación de enredos sentimentales. Salvadori, decíamos, repite fórmula sin remordimientos; una mentira más o menos piadosa crece y crece para acabar provocando una tupida red de embustes de la que los sufridos protagonistas son incapaces de evadirse.

A imagen y semejanza de lcomedias del mismo pelje importadas de EE.UU., y de otras tantas comedias ultraligeras protagonizadas por Audrey Taotou, actriz de filmografía cada vez menos recomendable, "Una dulce mentira" se pierde en el overbooking de comerdias comerciales de acento francés que inexplicable y sistemáticamente cruzan cada año la frontera.

Iguales las unas a las otras, frecuentemente indistinguibles, escasa de imaginación e ingenio, reproducen un modelo humorístico escandalosamente arcaico y, en cierto modo, también anacrónico aplicando modelos de probada eficacia taquillera y de cortísimo recorrido. Una dulce mentira es una más; no tiene demasiad gracia, sus enredos son de libro y su disparatado romanticismo es plano y prescindible. Tautou hace de Tautou y Baye se esmera sin éxito por dar vidilla a un personaje que no la tiene: insufieciente para dar aire a una comedia que respira artificialmente de principio a fin.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs