Crítica: La banalidad de lo humano

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia

Lo mejor:
La verdad que destila cada plano

Lo peor:
Acaba por resultar algo reiterativa

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.7
44 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 29/05/2015
  • Director: Roy Andersson
  • Actores: Holger Andersson (Jonathan), Nils Westblom (Sam), Viktor Gyllenberg (Karl XII), Lotti Törnros (profesor de flamenco), Jonas Gerholm (teniente Lonesome), Ola Stensson (Capitán / Barbero)
  • Nacionalidad y año de producción: Noruega, Alemania, Francia, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

La vida, la mayor parte del tiempo, es una sucesión de acciones banales, planas e intrascendentes, y ya hay demasiados cineastas empeñados en retratar esos contados minutos de gloria que merecen figurar en la breve antología de los hechos de cada uno. Roy Anderson es de otra pasta; a él le interesa el eco del silencio de un día cualquiera, de un diálogo bobo entre conocidos o desconocidos, de una inopia cincelada desde la más perfecta intrascendencia, en la observación del irrelevante transcurrir del tiempo.

Pero su película (ni ninguna de las anteriores) no es en absoluto aburrida. Hay en esos incontables minutos de la basura de las vidas anónimas material de sobra para esculpir un imperecedero monumento a la condición humana, al absurdo mismo de la existencia. Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia cierra la brillante trilogía cómica del cineasta sueco por todo lo alto, o lo bajo, según se mire. Hablamos de una comedia de esas que arrancan media sonrisa cómplice ante la reconocible banalidad de lo cotidiano. No hay en ella coartada para la carcajada, ni mucho menos.

Anderson es un maestro de la miniatura, de las crónicas del vacío, de las estampas microscópicas de un día a día nada memorable, pero necesariamente tragicómico. Y es que si no te ríes del absurdo de una existencia forjada en torno a menudencias tales, de qué te vas a reír. La cinta es, a la postre, una memorable sucesión de viñetas minimalistas, casi un cómic que ilustran con proverbial mala uva y finísima ironía la absolutamente insoportable levedad del ser. Cine real como la vida misma, entre entrañable y trágico, entre la ternura y la caricatura.

Anderson tiene un don para retratar ese mundo silencioso de la irrelevancia anecdótica, que a la postre es la mejor nos define como seres humanos, y en sus manos la intrascendencia cuaja como la mejor de las comedias, y es que las películas del director sueco irradian una verdad y una humanidad contagiosas, como espejos distorsionados, aunque solo un poco, de lo meramente rutinario, levantando acta de la excentricidad inherente a esa insustancialidad que se esconde, y no tanto, detrás de la experiencia humana.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “PROMESAS CUMPLIDAS”

De Luis Javier Martínez

Con la música electrónica tengo una relación de amor y odio, y aunque los dos discos anteriores de Floating Points no me h...


Podcast de cine: BUTACA VIP